Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Estas arañas cazan en grupo, y ahora sabemos qué truco usan para coordinarse

Si una sola araña ya es desagradable, imagina a cientos de ellas coordinando su ataque

We may earn a commission from links on this page.

Las arañas son criaturas solitarias, pero hay alguna que otra excepción a esta norma. 20 de las casi 50.000 especies conocidas de arácnidos viven en colonias y colaboran para abatir presas mucho más grandes. Un equipo de investigadores acaba de descubrir cómo hacen para coordinar su ataque.

La especie en cuestión es la Anelosimus eximius, que vive en colonias de varios miles de individuos construyendo telarañas de varios metros. Cuando un infortunado insecto cae en estas enormes telas, las Anelosimus atacan al unísono, lo que les permite inmovilizar y despachar a animales mucho más grandes y fuertes. Por fortuna las Anelosimus en sí son pequeñas. Las hembras más grandes apenas superan los 10mm de tamaño.

El caso es que las arañas no atacan a o loco. Se coordinan entre ellas en una estrategia que sugiere que hay algún método de comunicación, pero hasta ahora, ese método era un misterio. Un nuevo estudio levado a cabo por científicos de la Universidad de Tolouse, en Francia, ha revelado que el secreto está en la propia tela. Resulta que las pequeñas arañas son capaces de interpretar las vibraciones en la tela para localizar no solo a la presa, sino a sus compañeras, y de esta manera coordinar una coreografía letal.

Advertisement

“Lo más fantástico es que no existe liderazgo alguno entre estas arañas sociales”, explica Raphael Jeanson, del Centro de Estudios Animales (CRCA) de la Universidad de Tolouse. En otras palabras, todos los miembros de la colonia tienen el mismo status y no hay reinas, por lo que la coordinación es esencial para que unos individuos no se estorben a otros.

Un modelo computerizado de las vibraciones de los insectos que caen en la tela ha permitido interpretar los movimientos de las arañas, y por qué estas se detienen cada pocos segundos durante el ataque. Las arañas no solo sienten los movimientos de la presa, sino que también notan los de las demás arañas. esto las obliga a pararse cada cierto tiempo para “escuchar” la posición de las demás. El objetivo final de la Colonia es llegar al mismo tiempo de manera que el máximo número de arañas pueda inocular su veneno en la víctima en el mínimo tiempo posible y así inmovilizarla con mayor rapidez. [PNAS vía Science Alert]