Ajit Pai. Imagen: Getty

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) ha publicado este miércoles el proyecto de decreto que, de aprobarse, derogaría las históricas regulaciones de la época de Obama que aseguraban a los consumidores el mismo acceso a los contenidos y servicios online.

La propuesta de 210 páginas significa el fin de la neutralidad de la red: el principio que dice que los proveedores de Internet (o ISP) no pueden bloquear o ralentizar el tráfico de los sitios web que deseen, o cobrar a los clientes tarifas adicionales para acceder a servicios de alta calidad, como aquellos que emiten contenido 4K.

Advertisement

Si se aprueba el 14 de diciembre durante la audiencia pública de la FCC, el decreto retirará a la comisión su autoridad para regular a los ISP bajo el Título II de la Ley de Comunicaciones, lo que reducirá significativamente la supervisión del acceso a Internet de banda ancha.

Ajit Pai, que fue nombrado presidente de la FCC por el presidente Donald Trump en enero, ha caracterizado su plan para destruir la neutralidad de la red como un esfuerzo para restaurar y mejorar Internet desmantelando “regulaciones onerosas e innecesarias” que, a pesar de que hay pruebas que indican lo contrario, Pai afirma son responsables de frenar la innovación y la inversión en la expansión de la infraestructura de banda ancha.

Los defensores de la neutralidad de la red, entre ellos gigantes de Internet como Google y Amazon, dicen que las regulaciones son necesarias para evitar que los ISP se conviertan en poderosos guardianes de internet. Las empresas temen que, sin neutralidad de la red, los ISP puedan restringir el acceso a los servicios y contenidos, o cobrar tarifas exorbitantes a empresas como Netflix para garantizar un acceso más rápido y fiable que el de sus competidores.

Advertisement

Otro temor es que los proveedores de servicios como AT&T puedan empezar a dividir Internet de la misma forma que lo hicieron con la televisión por cable, cobrando tarifas individuales para acceder a diferentes tipos de servicios en línea: noticias, entretenimiento, redes sociales, etc.

Pai ha criticado abiertamente las preocupaciones sobre la muerte de la neutralidad de la red, calificándolas como “profecías histéricas de fatalidad”.

Su plan devolvería al acceso de banda ancha su clasificación anterior de “servicio de información”. Las regulaciones aprobadas en 2015 bajo la administración Obama reclasificaron el acceso a Internet de banda ancha como un “transportador común” bajo el Título II de la Ley de Telecomunicaciones. Esto le otorgó a la FCC la autoridad para evitar que los proveedores de Internet, como Comcast y Verizon, suscribieran acuerdos que ralentizaran el acceso de los consumidores a algún sitio web (al tiempo que aceleraran el tráfico hacia otros).

Advertisement

La orden además busca “prevenir” que los gobiernos estatales y locales promulguen regulaciones que reemplacen al gobierno federal, impidiendo que los estados elaboren sus propias reglas para proteger a los consumidores. “Permitir que los gobiernos estatales y locales adopten sus propios requisitos por separado, lo que podría imponer cargas mucho mayores que el régimen regulatorio federal, podría alterar significativamente el equilibrio que tenemos aquí”, dice la orden.

“La hipocresía es asombrosa”, escribe Gigi Sohn, antiguo abogado del expresidente de la FCC, Tom Wheeler. “Cuando la FCC votó ayudar a los consumidores en 2015 al adelantarse a las leyes de dos estados que prohibían a las comunidades expandirse y construir sus propias redes de banda ancha, Pai disintió vociferando. En este caso, en el que la FCC está eliminando las protecciones del consumidor, Pai se complace en prevenir que los estados garanticen que sus ciudadanos sí estén protegidos de las prácticas anticonsumo y anticompetitivas de las compañías de banda ancha”.

“Nuestra economía de Internet es la envidia del mundo porque está abierta a todos”, dijo la comisionada de la FCC Jessica Rosenworcel, demócrata, en un comunicado. “Esta propuesta es un ataque a esa apertura. Da a los proveedores de banda ancha el poder de decidir qué voces amplificar, qué sitios podemos visitar, qué conexiones podemos establecer y qué comunidades crear. Disminuye el acceso, frena las oportunidades y censura el contenido. Sería una gran equivocación para la mayoría de la FCC aprobar estas regulaciones y dejar que los usuarios de Internet carguen con las consecuencias” .

Advertisement

La composición actual de la FCC coloca a los partidarios de la neutralidad de la red en una desventaja significativa. Los republicanos de la FCC normalmente respaldan la posición de Pai, y son la mayoría. Cuando las nuevas reglas se aprueben el 14 de diciembre —y sin una presión significativa de los republicanos en el Congreso, parece probable que lo hagan— podemos esperar ver un aluvión de demandas que llevarán este asunto a los tribunales, posiblemente hasta 2019.

A continuación tienes una versión completa del proyecto de 210 páginas.