Nadie dir√≠a que esta especie de vaina futurista que veis en la foto es una bicicleta, pero su dise√Īo es parte de la clave que le ha permitido alcanzar un nuevo r√©cord mundial de velocidad. En el interior de esta bici, el ciclista holand√©s Sebastiaan Bowier ha alcanzado la incre√≠ble velocidad de 133,78 km/h.

La prueba ha sido realizada en un tramo de carretera de 8 kil√≥metros, recto y sin inclinaci√≥n, del Desierto de Nevada. El r√©cord mundial supera en 0,6 kil√≥metros por hora a la anterior marca, lograda por el canadiense Sam Wittingham. Y eso que, seg√ļn la an√°litica 3D de la prueba, ten√≠a viento de cara. El piloto de este extra√Īo veh√≠culo pedalea pr√°cticamente tumbado dentro de su estructura, por lo que no creemos que vayamos a ver un Tour de Francia protagonizado por estas c√°psulas rodantes a corto plazo.

La bicicleta ha sido dise√Īada por estudiantes de la Universidad Tecnol√≥gica DLFT, y la VU University, ambas en Holanda. El secreto del veh√≠culo es precisamente su coeficiente aerodin√°mico, que lo hace atravesar el aire como una flecha. En las primeras pruebas, el equipo se dio cuenta de un fallo en el dise√Īo del casco que no le permit√≠a alcanzar su m√°xima velocidad. Corregido el problema, el r√©cord mundial no ha tardado en llegar. [Human Power Team DELFT v√≠a Phys]

Fotos: © DELFT / Bas de Meijer