La compañía que lo fabrica asegura que es el chip 3G más pequeño del mundo, e incluso obviando el marketing detrás de esa frase, el U-blox SARA-U260 es tan pequeño que puede instalarse en prácticamente cualquier dispositivo. En poco tiempo, dispositivos como este servirán para conectar a Internet todo tipo de objetos como drones, nuestra ropa, vehículos o hasta mobiliario.

El SARA-U260 mide solo 16 x 26 milímetros, y puede conectarse a redes 3G para gestionar tráfico de datos o incluso llamadas de voz. La conexión 3G puede no parecer mucho comparada con las actuales redes 4G, pero es más que suficiente para automatizar un montón de funciones online. También ofrece posicionamiento GPS, y es capaz de orientar su posición en interiores donde no llega el GPS utilizando la señal de los smartphones cercanos.

Llevamos tiempo hablando del Internet de las cosas, un futuro en el que miles de objetos dispondrán de su propia conexión a Internet para interactuar con nosotros a través de tabletas, smartphones u ordenadores. Ese futuro está más cerca que nunca. En el caso del U-blox SARA-U260, la operadora estadounidense AT&T acaba de ser la primer en certificar su uso para desarrollar dispositivos conectados a sus redes mediante el chip. [vía IT World]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)