Si le das un uso profesional a Instagram o tomas fotos con una cámara en lugar del teléfono, te habrás dado cuenta de que no se puede publicar desde la web en un navegador de escritorio. Esta limitación solía obligar a los usuarios a transferir sus imágenes a la memoria del teléfono para poder subirlas, pero hay un pequeño truco que lo evita (ya tengas un perfil normal o uno de empresa).

El truco consiste en engañar a la web de Instagram para que piense que estás accediendo desde un teléfono en lugar de un PC. Si usas Chrome, basta con abrir instagram.com, introducir tus credenciales y acceder a las herramientas para desarrolladores con un clic derecho + Inspeccionar o desde el menú Ver > Opciones para desarrolladores > Herramientas para desarrolladores. Una vez hayas desplegado el menú de herramientas, haz clic en el botón Toggle device toolbar (el que tiene dibujado un pequeño smartphone) y recarga la página. Verás la web de Instagram en su versión móvil y aparecerá un botón “+” en el centro con el que puedes subir fotos.

Si usas Mac, puedes conseguir el mismo resultado en Safari activando el menú Desarrollo en Preferencias > Avanzado. A continuación, cambia el agente de usuario a “Safari iPhone” desde Desarrollo > Agente de usuario.