Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Este simulador permite a los usuarios diseñar su propia montaña rusa y probarla al momento

Tú dibujas el trazado y seleccionas el entorno en el que quieres que se se encuentre tu atracción

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen: YouTube - INNTQ

Parte del atractivo de probar un simulador de montañas rusas en lugar de montarte en una atracción real es que puedes probar pistas que serían físicamente imposibles en el mundo real. Pero ROCO, un nuevo simulador, lleva esa idea un paso más allá al permitir que los usuarios dibujen sus propios diseños para luego probarlos.

Diseñar y construir una montaña rusa en la vida real que resulte emocionante es fácil, pero diseñar una montaña rusa real que también sea segura para los pasajeros y no les someta a fuerzas G insoportables es algo mucho más difícil. De ahí que juegos como RollerCoaster Tycoon sean tan populares, ya que permiten a los jugadores diseñar sus propias pistas y luego probarlas dentro del juego. Lo único que falta ahí es la adrenalina de poder probarla en primera persona, y eso es justo lo que promete ROCO.

Creado por una empresa suiza llamada INNTQ que está especializada en plataformas de movimiento, el simulador ROCO es lo suficientemente pequeño como para instalarlo en cualquier sala arcade moderna (pesa más de 725 kg pero está diseñado para transportarse con facilidad) y ofrece la oportunidad de experimentar algunas de las emociones de montar en una montaña rusa real solo que desde un asiento controlado.

Una vez encima del simulador, los usuarios se colocan frente a un televisor de 75 pulgadas. Mediante una interfaz táctil más pequeña ubicada en el manillar de los asientos, los usuarios seleccionan el entorno en el que quieren que se construya su montaña rusa virtual, como por ejemplo un exuberante valle lleno de lagos y osos, y posteriormente usan sus dedos para dibujar el diseño de la atracción. Cada viaje tiene una duración limitada de dos minutos, y el ordenador del simulador determina automáticamente las colinas y las elevaciones de las distintas secciones de la atracción.

Advertisement

INNTQ no planea vender los simuladores ROCO, sino asociarse con empresas que los quieran recibir de forma gratuita y que luego compartan sus ingresos con ellos. Dado que montarse en esta atracción costará unos 4 dólares, probablemente no tenga que pasar mucho tiempo hasta que la máquina comience a salir tremendamente rentable.