Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

El puerto USB-C del nuevo iPad Pro es un asunto importante. Además de cargar el dispositivo y afianzar la decisión de Apple de alejarse finalmente de su puerto Lightning, también permite utilizar una amplia variedad de dongles y dispositivos USB-C que hay disponibles ahí fuera.

Sobre el papel, parecía que el puerto USB-C permitiría al iPad Pro finalmente abrirse camino hacia el mundo de las computadoras portátiles al sumarle ciertas utilidades, como conectarse a Internet por cable o usar un monitor y un teclado.

T√©cnicamente puedes hacer estas cosas, pero no todas al mismo tiempo a menos que tenga un hub de varios USB-C. La cosa es m√°s dif√≠cil de lo que parece, ya que el iPad Pro es compatible con el USB-C, pero no es compatible con Thunderbolt 3, con el que el puerto comparte el mismo dise√Īo. La mayor√≠a de los hubs disponibles usan Thunderbolt 3. As√≠ que podr√≠a conectarlo a mi monitor, a mi teclado o a Ethernet, pero no podr√≠a usar el hub de Thunderbolt 3, donde actualmente tengo esas tres piezas conectadas. Mi hub USB-C con Ethernet y puertos USB 3.0 funcionaba perfectamente cuando lo conectaba, pero los hubs de USB-C solo no son tan habituales o de tanta calidad como los hubs de Thunderbolt 3.

Usar un teclado con el iPad Pro es algo maravilloso. La funda con teclado cuesta tanto como un teclado USB-C de gama alta, y teclear en ella no es tan agradable. Por eso, cuando estás sentado en tu escritorio, o incluso cuando sacas tu teclado en una cafetería, no es algo tan molesto como cabría esperar, especialmente cuando solo tienes que conectarlo al iPad Pro para que funcione.

El monitor es otro tema. Conecté el iPad Pro a un monitor Dell 4K y la imagen del iPad apareció inmediatamente en mi monitor. Luego abrí Netflix y el vídeo aparecía directamente en la pantalla. ¡Maravilloso!

Advertisement

Luego fui a cambiar a otra aplicación, asumiendo tontamente que mi vídeo de Netflix continuaría reproduciéndose en mi monitor, en lugar de simplemente mostrar la pantalla del iPad.

No fue as√≠. Se cerr√≥ Netflix y se abri√≥ Chrome. No es un monitor adicional, solo sirve para duplicar la pantalla. Y eso es bastante molesto. Aunque hay muchas situaciones en las que es √ļtil reflejar tu pantalla en una m√°s grande, no incluir la opci√≥n de tener un espacio adicional para mostrar cosas, es una oportunidad perdida.

Advertisement

Esta es una de las muchas cosas que hacen más evidentes las limitaciones de iOS como plataforma de productividad, especialmente si lo comparamos con Chrome OS y Windows. Pero hay una en especial que me parece el colmo. Windows y Chrome OS te permiten conectar un ratón, iOS no. Mientras uso Chrome y Slack en el modo de pantalla dividida con mi agradable teclado y mi monitor 4K, todavía tenía que tocar el iPad para hacer cualquier cosa. Desde cambiar de una aplicación a otra, a navegar por Slack. Para todo necesito usar la pantalla táctil.

Tuve que preguntarme en alto ‚Äú¬Ņy todo esto para qu√©?‚ÄĚ

Advertisement

Por otro lado, tuve una experiencia mágica. Busqué mi lector de tarjetas USB-C, lo conecté al iPad, reconoció de inmediato mi tarjeta SD y pude importar mis fotos. Fue más rápido que en Windows o en macOS.

Así que sí, algunos aspectos de la compatibilidad con USB-C del iPad Pro son terribles. Los monitores y los hubs no funcionan bien, y eso es realmente decepcionante, pero cuando el USB-C del iPad Pro funciona bien, me hace desear que finalmente Apple permita conectar un ratón a su sistema operativo táctil.

Este es el primer producto iOS que incorpora USB-C, por lo que no es realmente una sorpresa que no lo hayan implementado de forma perfecta. Solo podemos esperar que Apple se tome en serio el USB-C y que siga mejorando el funcionamiento de sus tablets.