Ocurri√≥ cuando unos turistas se encontraban grabando en el Parque Nacional Kruger, Sud√°frica. Un grupo de leones j√≥venes parecen perseguir un lagarto hasta que finalmente uno de ellos lo atrapa. ¬ŅEl problema? Que el cachorro se hab√≠a adentrado en un territorio peligroso, uno ‚Äúpropiedad‚ÄĚ de un b√ļfalo.

Lo que se ve a continuaci√≥n es la cornada del b√ļfalo al grupo de leones, ambos grupos de animales que adem√°s no suelen ser los mejores amigos. Como explica el experto en felinos, Luke Dollar, a National Geographic:

Si bien los leones pueden acabar con el b√ļfalo como parte de un esfuerzo concertado, este b√ļfalo ciertamente no dej√≥ pasar la oportunidad de recordar a los leones que son m√°s fuertes, y decididamente infelices a la hora de compartir espacio con ellos.

Y es que los b√ļfalos se sabe que son animales gregarios y tremendamente territoriales. Como resultado de la ‚Äúcornada‚ÄĚ, el le√≥n que ten√≠a sujeto entre sus dientes al lagarto sale literalmente volando varios metros en el aire para luego huir desconcertado. Por cierto, el lagarto no vuelve a salir en escena, pero suponemos que le debe una cena al b√ļfalo. [National Geographic]