Los miles de kits abandonados en Detroit. YouTube

Ocurri√≥ en el 2009, lo que en un principio iba a ser una visita rutinaria a una estaci√≥n de polic√≠a de Detroit, finalmente llev√≥ al descubrimiento de 11.341 ‚Äúkits de violaci√≥n‚ÄĚ abandonados sin investigar. Ocho a√Īos despu√©s, una fiscal ha identificado a 817 violadores en serie que quedaron impunes.

Cuando se habla de uno de estos kits se trata de un examen forense completo tras un posible asalto sexual. La idea es que, además de la evidencia de ADN en el lugar de los hechos, también se puedan recolectar en el cuerpo de la víctima. El proceso permite guardar de forma segura las evidencias, y que la víctima pueda denunciar en el futuro.

Advertisement

Retrocediendo al a√Īo 2009, la fiscal Kym Worthy fue la persona que encontr√≥ todos estos kits abandonados. Se hab√≠an utilizado pero, por alguna raz√≥n que la mujer desconoc√≠a, miles de ellos fueron abandonados en un dep√≥sito de almacenamiento de la polic√≠a.

Tal cantidad de kits le hizo encender las alarmas, así que Worthy comenzó a investigar los casos. Las pruebas de ADN le llevaron a presuntas agresiones sexuales que databan desde 1984, y en todos los casos las investigaciones apenas empezaron antes de desecharlas.

Kym Worthy. AP

Advertisement

En los siguientes ocho a√Īos, Kym Worthy emprendi√≥ una cruzada personal: presentar los kits para las pruebas, investigar las acusaciones y llevar a los posibles delincuentes ante la justicia. En el proceso, la fiscal proporcion√≥ una instant√°nea alarmante de la escala de los ataques sexuales en una sola ciudad de Estados Unidos.

Hasta el momento, su equipo ha identificado a 817 violadores en serie, 50 de los cuales han cometido hasta 15 ataques cada uno, todos de kits que habían sido abandonados por un departamento de policía cuya cultura, al menos en estos casos, parecía despedir a las víctimas como mentirosas. Tal y como ha explicado a Detroit Free Press:

Creo que pasaran como m√≠nimo otros tres a√Īos antes de que el trabajo est√© completo y cada presunta v√≠ctima sea investigada. As√≠ es como trato de ponerlo en contexto para las personas: se estima que hay 400.000 kits de violaci√≥n no probados en el pa√≠s. Y en una sola ciudad, en un condado, en un estado, ten√≠amos 11,341 de ellos.

Eso significa un par de cosas: en primer lugar, que es un problema es mucho m√°s generalizado de lo que la gente podr√≠a haber imaginado. Hay muchas m√°s agresiones sexuales, y es mucho m√°s significativo de lo que la gente piensa. Creo que a nivel nacional el n√ļmero es de alrededor del 20% de las violaciones que se denuncian, y cuando llegas a la etapa de enjuiciamiento es muy, muy poco. .. eso es muy aleccionador, muy triste y realmente pat√©tico.

Advertisement

Kit de violación. AP

En su investigación encontró que algunas de las víctimas de ataques sexuales que acudieron al Departamento de Policía de Detroit con sus denuncias, tuvieron que esperar más de tres décadas para obtener justicia, y eso permitió que sus violadores atacaran varias veces (algunos hasta 15 veces).

Por tanto, su trabajo ya no solo se centra en encontrar a los posibles violadores, también trata de asegurarse de que los departamentos de policía nunca permitan que vuelva a ocurrir un caso tan grave como este.

Advertisement

Seg√ļn un informe del National Institute of Justice sobre c√≥mo surgi√≥ la acumulaci√≥n de estos kits abandonados, se encontr√≥ que las v√≠ctimas fueron despedidas de la comisar√≠a de forma prematura por los oficiales, ya sea porque no se les cre√≠a, o porque los casos eran demasiado complejos y decidieron darles carpetazo.

Además, la investigación encontró que las unidades encargadas de investigar los delitos sexuales también sufrieron una falta de recursos, lo que llevó a que los casos no se procesaran adecuadamente. Para la fiscal: 

Worthy durante su investigación. AP

Ellos simplemente cerraron los casos, incluso casos en los que creo que creyeron a la víctima. Cerraron casos porque las mujeres habían trabajado como prostitutas o tenían problemas de enfermedades mentales o abuso de sustancias. No les creyeron, no les importó, y este fue un problema que llevó a la acumulación de estos kits.

Advertisement

No sólo eso, Worthy podría estar levantando un caso paralelo igual de grave para la sociedad estadounidense. El 86% de las víctimas de los kits encontrados en Detroit pertenecía a personas de color:

Así es como funciona este país. Si eres una persona de color, si eres una clase económica diferente, entonces tu caso en todos los ámbitos, en general, no solo el asalto sexual, reciben un trato diferente. Esa es la verdad. 

Su incre√≠ble esfuerzo en estos ocho a√Īos ha permitido detener a varios de los violadores e implementar sistemas de seguimiento de tipo postal y nuevos protocolos de prueba para mejorar el procesamiento de presuntos ataques sexuales con el fin de garantizar que los kits no se abandonen nuevamente.

Advertisement

Sea como fuere, la fiscal termina su denuncia con una duda razonable escalofriante, ‚Äúhablamos de un condado, una ciudad, imagina c√≥mo ser√° en el resto del pa√≠s‚ÄĚ. [The Detroit Free Press v√≠a BoingBoing]