Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Estos increíbles fósiles en ámbar revelan los verdaderos colores de los insectos antiguos

Una mosca atrapada en ámbar, mostrando su coloración original.
Una mosca atrapada en ámbar, mostrando su coloración original.
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020

Los fósiles rara vez retienen evidencia del color original de un organismo, pero estos fósiles de ámbar de 99 millones de años encontrados en Myanmar revelan los tonos vibrantes de otro mundo.

Advertisement

Una nueva investigación publicada en Proceedings of the Royal Society B destaca docenas de fósiles de ámbar del período Cretácico que aún contienen evidencia de los colores originales de sus ocupantes. Estallando en azules metálicos, púrpuras y verdes, estos antiguos insectos son extraños y extrañamente familiares.

No hace falta decir que la naturaleza es muy colorida. Lamentablemente, sin embargo, los fósiles suelen proporcionar una visión opaca y monocromática del pasado. Dicho esto, los paleontólogos están encontrando formas de extraer colores de fósiles bien conservados, ya sean dinosaurios y reptiles voladores o serpientes y mamíferos antiguos.

Advertisement
Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020

Determinar el color de las especies extintas es importante porque puede decirle a los paleontólogos una o dos cosas sobre el comportamiento del animal, como si usó colores extravagantes para atraer parejas o prevenir a los depredadores potenciales, camuflar para esconderse, o colores que ayudaron con la temperatura para regularse. El color también puede arrojar luz sobre entornos y ecosistemas antiguos, particularmente cuando se trata de camuflaje.

Advertisement

Para el nuevo estudio, un equipo de investigación del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing de la Academia de Ciencias de China (NIGPAS) estudió 35 muestras de ámbar individuales con insectos fantásticamente conservados atrapados en su interior. Los fósiles fueron encontrados en una mina de ámbar en el norte de Myanmar.

Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020
Advertisement

El ámbar es del Cretácico medio, aproximadamente de 99 millones de años, y se remonta a la edad de oro de los dinosaurios”, explicó Cai Chenyan, profesor asociado de NIGPAS y autor principal del nuevo estudio, en un comunicado de prensa. “Es esencialmente resina producida por antiguos árboles coníferos que crecieron en un ambiente de selva tropical. Los animales y las plantas atrapados en la gruesa resina fueron preservados, algunos con fidelidad real”.

Los colores en la naturaleza tienden a caer en tres categorías principales: bioluminiscencia, pigmentos y colores estructurales. Estos fósiles ámbar retienen colores estructurales, que tienden a ser intensos y bastante llamativos (incluidos los colores metálicos) y son producidos por estructuras microscópicas de dispersión de luz ubicadas en las cabezas, cuerpos y extremidades de los animales.

Advertisement
Los fósiles tal como aparecieron después de la preparación (izquierda) en comparación con los fósiles antes de la preparación (derecha).
Los fósiles tal como aparecieron después de la preparación (izquierda) en comparación con los fósiles antes de la preparación (derecha).
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020

El tipo de color preservado en los fósiles de ámbar se llama color estructural”, explicó Pan Yanhong, coautor del estudio y profesor de NIGPAS. “La nanoestructura de la superficie dispersa la luz de longitudes de onda específicas” que “produce colores muy intensos”, dijo Pan, y agregó que este “mecanismo es responsable de muchos de los colores que conocemos de nuestra vida cotidiana”.

Advertisement

Estos fósiles ámbar conservaron evidencia de sus colores estructurales, pero no antes de una cuidadosa preparación, como explican los autores en su artículo:

Para la observación estándar, los fósiles se pulieron usando diferentes grados de papel de lija y polvo de diatomita, para acercarse lo más posible a los [fósiles] sin dañarlos. Donde ayudó a la observación, algunas piezas se pulieron en piezas muy delgadas, haciendo que los insectos [fósiles] fueran claramente observables y la matriz ámbar circundante casi transparente a la luz brillante.

Advertisement

Para los fotógrafos:

Se tomaron fotografías con diversos fondos utilizando una cámara digital Canon EOS 5D Mark III, equipada con una lente macro Canon MP-E 65 mm (F2.8, 1–5X), y con un flash doble Canon MT-24EX adjunto. Se utilizó el software Zerene Stacker, v. 1.04 para aumentar la profundidad de campo.

Advertisement

Las imágenes fueron editadas en Photoshop, pero solo para ajustar el brillo y el contraste.

Las avispas cuco eran particularmente impresionantes, con sus cabezas, tórax, abdomen y patas con tonos de azul verdoso metálico, amarillo-rojo, violeta y verde. De manera fascinante, estos patrones de color coincidían con las avispas cuco vivas en la actualidad, según la investigación. Otros incluyen escarabajos azules y púrpuras, y moscas soldado verde oscuro metálicas. Los colores azul verdoso se atribuyeron al camuflaje, pero no se pudieron descartar otras funciones, como la termorregulación.

Advertisement
Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Insectos cretáceos encontrados atrapados en el ámbar de Myanmar.
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020

Para probar si la causa de los colores observados fueron las nanoestructuras, los científicos hicieron algunos modelos teóricos. Estudiaron una muestra de avispa seleccionada utilizando un microscopio electrónico, lo que les permitió combinar patrones con colores específicos. Para ser más exactos, las longitudes de onda de reflectancia a 514 nanómetros correspondían al color verde azulado como se ve bajo la luz blanca, que combinaba muy bien con sus propios ojos.

Advertisement
Un insecto cretáceo encontrado atrapado en ámbar.
Un insecto cretáceo encontrado atrapado en ámbar.
Imagen: Chenyang Cai et al., 2020

Los colores que se ven en estas muestras de ámbar, por tanto, son indicativos de cómo estos insectos realmente aparecieron durante el Cretácico, según la investigación.

Advertisement

[Nuestras] observaciones sugieren fuertemente que el color preservado en algunos [fósiles] ámbar puede ser el mismo que muestran los insectos cuando están vivos, hace unos 99 millones de años”, escribieron los autores en el estudio. “Además, esto se corrobora por el hecho de que la coloración azul verdosa metálica se encuentra con frecuencia en las avispas cuco existentes”.

Los autores también analizaron fósiles ámbar en los que no se conservaba el color. En estos casos, las nanoestructuras sufrieron graves daños, lo que resultó en una coloración pardusca y negruzca.

Advertisement

Este es un resultado emocionante, porque significa que otros fósiles ámbar también pueden producir colores estructurales. Es hora de que los científicos vuelvan a visitar algunos especímenes antiguos.

Share This Story

Get our newsletter