Estos son algunos de los modelos personalizados más ridículos y llamativos que construyó Rolls-Royce el año pasado

El “Phantom in Fuxia”.
Foto: Rolls-Royce

Se dice que no hay dos copos de nieve iguales. Saber esto es lo que hace que queramos atrapar un copo con la punta de un dedo y contemplarlo, antes de que se derrita, para ver qué tiene de diferente con el siguiente. Este truco nunca pasa de moda, porque el resultado nunca es el mismo.

Rolls-Royce es la versión automotriz de eso, excepto por el hecho de que la mayoría de nosotros nunca podremos poner nuestros sucios dedos en uno.

Advertisement

Aparte de esa triste realidad, Rolls es conocida por varias cosas: vehículos caros; paraguas; eventos sobre los que la gente que no es rica solo puede leer en Internet; y, por último, sus modelos personalizados con tal detalle que parecen irreales.

Solo se hicieron 35 vehículos de la colección Silver Ghost y está llena de detalles hechos de plata. La pieza de cobre se remonta al compartimento del motor del coche original.
Foto: Rolls-Royce

Incrustaciones de diamantes, techos estrellados, mesillas para cócteles o acabados especiales de madera, son solo algunas de las sorprendentes personalizaciones que han llevado a cabo el año pasado en algunos de los coches del grupo.

Algunos de los coches pertenecen a ciertas colecciones, como la Colección Silver Ghost que la compañía hizo para “rendir homenaje” al Silver Ghost original de principios del siglo XX. Rolls-Royce solo hizo 35 de ellos, y puso un sinfín de detalles de plata dentro y fuera del coche. Otros son vehículos únicos, como el “Phantom in Fuxia” que lleva el nombre de su comprador, Michael Fux. Su color púrpura ha sido creado exclusivamente para él y para su Phantom, según Rolls.

Advertisement

Básicamente, son coches, y probablemente sean más bonitos que cualquier hotel o resort en el que nos hayamos alojado cualquiera de nosotros. Verlos resulta todo un espectáculo.

Contempla las versiones personalizadas que ha hecho Rolls-Royce en 2018 y llora, ya que solo los ultra ricos pueden ver la hora en sus relojes con incrustaciones de diamantes que hay sobre su salpicadero

Advertisement

El resto de nosotros tendremos que limitarnos a atrapar y contemplar los copos de nieve, porque sabemos que un tipo de coche así no nos lo podemos permitir nunca.

Un paraguas de un coche de la colección Silver Ghost. Cada uno de los paraguas que vienen en los Rolls-Royce cuesta casi tanto como un smartphone.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
Uno de los relojes de plata que vienen dentro de los coches de la colección Silver Ghost.
Foto: Rolls-Royce
Un Rolls-Royce Dawn personalizado llamado “Silicon Valley Meets Black Badge”, que fue diseñado para el vicepresidente de ingeniería de Google, Benjamin Treynor Sloss. Es amarillo y azul en lugar de amarillo y negro, en honor a la bandera de Módena.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
El azul de este Dawn se llama “Pikes Peak Blue”.
Foto: Rolls-Royce
Uno de los preciados Rolls-Royce Phantom tiene partes hechas de un metal llamado rutenio. El rutenio es, aparentemente, más escaso que el oro, porque solo se extraen 20 toneladas de él al año.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
Esta versión personalizada del Rolls-Royce Phantom tiene detalles bordados con seda y oro rosa.
Foto: Rolls-Royce
El “Whispered Muse”, un modelo de Rolls-Royce Phantom, tiene un emblema hecho de oro rosa.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
El “Whispered Muse” tiene una “adaptación del Espíritu del Éxtasis esculpida en seda”. El Espíritu del Éxtasis es la figura que tienen sobre el capó del coche todos los Rolls-Royce. Fue hecho por la artista británica Helen Amy Murray.
Foto: Rolls-Royce
El “Phantom in Fuxia” fue diseñado para Michael Fux, un hombre con más de una docena de Rolls-Royce personalizados. Este fue su undécimo.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
Según Rolls-Royce, este color fucsia solo se ha usado en el coche de Michael Fux.
Foto: Rolls-Royce
Un Rolls-Royce Dawn que conmemora a los escuadrones checoslovacos de la Royal Air Force, y que tiene todo tipo de homenajes a estos escuadrones dentro del propio automóvil, desde los colores hasta los lemas de la unidad. También tiene bordados en el reposacabezas las insignias de los escuadrones y “una interpretación del motor Rolls-Royce Merlin” que tenían los aviones.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
Este accesorio llamado “The Cullinan Viewing Suite” despliega con solo tocar un botón unos asientos con una mesilla para cocktails.
Foto: Rolls-Royce
También puedes disfrutar de las bebidas dentro del coche.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
Otro vistazo más de cerca al Cullinan Viewing Suite.
Foto: Rolls-Royce
Un automóvil de la colección Adamas, que incluía 40 Rolls-Royce Wraiths y 30 Dawns. Los coches tienen “estructuras de carbono irrompibles en su interior”, y el emblema frontal del capó está hecho de fibra de carbono. El reloj que hay en el salpicadero tiene diamantes negros engarzados.
Foto: Rolls-Royce
Advertisement
La colección Rolls-Royce Wraith Luminary tiene estrellas fugaces en el techo.
Foto: Rolls-Royce
La colección Rolls-Royce Wraith Luminary también tiene acabados de madera procedente de bosques de la República Checa, que fue elegida, según Rolls-Royce, por “su profundidad de color”.
Foto: Rolls-Royce

Share This Story