Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Jason Torchinsky
2.4K
14
Save
Imagen: Eliomotors

Dado que el calendario (por lo general) no miente, y a menos que tengas ganas de comenzar la tediosa discusión sobre cómo no hubo año 0, tenemos que aceptar dónde estamos: en el final de una década. Por tanto, hagamos lo que hay que hacer y llamemos a los peores autos de estos 10 años por su nombre. Porque alguien tiene que hacerlo.

Esta década ha traído muchos coches fantásticos, en todo tipo de categorías, por ejemplo el GT86, o el práctico y útil Pacifica o el revolucionario Tesla Model 3 o el adorable Jimny o cualquier otro vehículo bien acabado que recorre nuestro planeta.

Advertisement

Los autos modernos son, en general, asombrosamente buenos. Son rápidos, seguros y eficientes y están repletos de productos electrónicos que habrían convertido a los superdeportivos de hace una década en una broma.

Pero este post va de todo lo contrario. Mi criterio: los coches debían haber entrado en el mercado en el 2010 o adelante, y aunque ni siquiera requiero que estos autos realmente lleguen a la producción completa, esa al menos debería haber sido la intención. En cualquier caso, todos fueron construidos por compañías con el objetivo de producirlos, lo lograran o no.

Además, puedo incluir uno o dos que no son estrictamente autos reales, pero que aún son algo automotriz, y si lo hago, prometo que es porque tenía una buena razón. Por cierto, esta lista se centra en los automóviles en el mercado estadounidense. Estoy seguro de que había otros miserables en todo el mundo, pero tenía que poner alguna limitación. Empezamos:

10. Nissan Versa (Segunda generación, 2012)

Advertisement

Normalmente, no me gusta darle mucha caña a los autos realmente baratos, pero había algo sobre el rediseño del Versa 2012 en un pequeño y extraño sedán que me molestó. Especialmente en ese gris carbón.

Esta versión del Versa representó una tendencia en todo el mercado automotriz que impulsó la narrativa “aspiracional” implacable y deprimente, una creencia generalizada de que todo tenía que parecer “premium” y serio y tenía que transmitir algún tipo de estatus, en vez de ser un buen auto barato y sin vergüenza.

Advertisement

Este es un síntoma de la misma enfermedad que hace que los colores reales en los automóviles sean tan raros, a favor de las escalas de grises y las platas “sofisticadas” y de otros colores.

Estos autos se diseñaron con vergüenza para esconder lo que eran, y no puedo soportar esa mierda.

Advertisement

9. Dodge Dart (2013)

Advertisement

No puede haber un coche más triste. No era tanto que fuera terrible (quiero decir, no era genial, pero aún así) como que era una máquina diseñada para transformar la gasolina líquida en apatía.

Tal vez algunas personas pensaron que podría ser una especie de renacimiento aún mejor del Neon, pero esas personas a buen seguro pronto se desvanecieron y, a partir de ese momento, nadie le vio la broma a este automóvil, ni los compradores de automóviles ni la compañía que lo construyó. El Dart solo tuvo una carrera de tres años entre 2013 y 2016, deteniéndose cuando, imagino, nadie en la fábrica se molestó en aparecer.

Advertisement

No me sorprendería descubrir que el folleto de ventas para el Dart termina a mitad de la oración, y la mitad de las imágenes son de su vehículo hermano, el Chrysler 200, otro automóvil que a nadie le importaba.

8. Toyota Mirai (2014)

Advertisement

Siento que el informe de diseño para el Mirai debe haber dicho algo así como “Veamos si podemos hacer algo que demuestre el compromiso de Toyota con el hidrógeno sin convencer a nadie de que es una buena idea. Además, que sea impresionantemente feo “.

Si ese era el objetivo, Toyota seguramente logró desarrollarlo a la perfección, ya que el Mirai era profundamente feo y no vendió absolutamente a nadie con la promesa del hidrógeno.

Advertisement

Por supuesto, eso no es del todo culpa del Mirai, realmente, una gran parte de por qué el Mirai está en esta lista se debe al dramático fallo del hidrógeno en despegar de manera apreciable en esta década.

La primera estación oficial de abastecimiento de combustible de hidrógeno para vehículos de combustible se inauguró en California en 2015, y aunque ahora hay más, la infraestructura es dolorosa y lamentablemente inadecuada.

Advertisement

E, incluso si estuviera mejor desarrollado, el hidrógeno sigue siendo una opción cuestionable. Claro, sobre el papel parece genial, es el elemento más abundante en el universo, las únicas emisiones de una celda de combustible son vapor de agua, pero la verdad es que aquí en la Tierra, en este momento, la única forma de obtener hidrógeno es procesando combustibles fósiles, es muy costoso y requiere mucha energía.

Cuesta más que la gasolina por un amplio margen: el valor de la gasolina por un dólar te llevará más de 10 kilómetros, mientras que el hidrógeno por un dólar solo te tomará 5. Tal vez algún día encontremos una fuente barata y abundante de hidrógeno listo, pero es frustrante que todavía estemos en un lugar donde nada de esto tenga sentido.

Advertisement

Además, maldita sea, esa cosa era muy fea.

7. Buick Cascada (2016)

Advertisement

Finalmente, un automóvil que respondió a la pregunta que todos tenían: ¿podemos llevar un Opel aburrido y torpe a Estados Unidos, llamarlo Buick y, de alguna manera, hacer un convertible que sea igualmente alegre y poco inspirador? Si. Si podemos.

6. Ford EcoSport (2012)

Advertisement

El EcoSport está en esta lista porque es un ejemplo perfecto de la moda “todo debe ser un crossover o un SUV”, y por qué están tan equivocados. El EcoSport es un crossover que hubiera sido mucho mejor si fuera una camioneta.

Obligar a un vehículo como este a convertirse en un crossover convierte lo que podría haber sido un pequeño automóvil útil y decente en un bicho raro hinchado que ocupa demasiado espacio y proporciona poco espacio útil real a cambio.

Advertisement

Tiene 4WD sin ninguna razón, porque nadie usa un todoterreno con estas ruedas, es alto sin ninguna razón, su puerta trasera se abre de manera torpe sin ninguna buena razón.

Simplemente no tiene razón de ser, punto.

5. Bugatti Chiron (2016)

Advertisement

Me doy cuenta de que esta será, con mucho, la entrada más controvertida de esta lista (creo, a menos que todos los fans del EcoSport aparezcan en masa), y es algo que debo esperar. Por tanto, déjenme presentar mi caso primero con esta declaración de intenciones: Fuck the Chiron.

Si había personas por ahí que de alguna manera no creían que si no tienes límites en los recursos de investigación y desarrollo y pudieras cobrar millones de dólares por un automóvil, podrías hacer un automóvil absolutamente increíble, entonces supongo que el Chiron cumplió su propósito.

Advertisement

Excepto, espera, que ese estúpido objetivo ya fuera probado por su predecesor, el Veyron. Esto plantea la pregunta muy válida de ¿cuál es realmente el punto del Quirón?

Estoy seguro de que es increíble conducirlo, pero por tres millones de dólares, es mejor que sea así. No es que cualquiera que posea uno de estos realmente lo conduzca de alguna manera que se acerque a cualquiera de sus límites.

Advertisement

¿Es realmente más divertido conducir que un Porsche de 150.000 dólares o incluso un Subaru BRZ de 30.000? No lo creo. Claro, es un auto de “producción” que puede llegar a 300 MPH, pero ¿a quién le importa? Apuesto a que muy pocos lectores (¿alguno?) se han sentado en un Chiron, y mucho menos conducirán uno a cualquier velocidad cercana a 300 MPH.

Estas máquinas pasarán el 99 por ciento de su tiempo paradas en garajes con clima controlado o con recorridos lentos al trabajo en los bulevares de Dubai o Beverly Hills para que todos puedan ver que las personas que hay en ellos tienen un montón de dinero.

Advertisement

Es un triunfo de la ingeniería de la misma manera que una máquina que puede cubrir instantáneamente un perro en oro rosa de 24K. Sí, sería técnicamente impresionante, pero una forma fundamentalmente estúpida e inútil de gritar lo rico que eres.

4. Lexus LX570 (a partir de 2012)

Advertisement

En realidad no puedo soportar esta mierda. El LX570 es uno de los peores en todo el automovilismo moderno: un montón de hierro pesado de 100.000 dólares de malas decisiones, exceso e inseguridades profundas.

Es pesado, engorroso y sin alegría de conducir, tiene todo el estilo interior del padre de un tipo rico con muchas cadenas de oro, tiene una cara que hace que el ano de un rinoceronte se vea atractivo, una configuración de interfaz de usuario de mierda, interior estrecho, El consumo de combustible en la era de Starsky y Hutch, e incluso si es técnicamente un todoterreno capaz, cualquier problema terminará en miles de dólares en daños a la fea y falsa moldura de cromo falso en todo el automóvil .

Advertisement

Esto es todo lo que está mal con los SUV, en un paquete caro y feo. Bravo.

3. Fisker Karma (2012)

Advertisement

Cuando salió por primera vez, el Karma tenía un aspecto bastante llamativo, con proporciones poderosas y una postura interesante y atlética. La parte delantera, con su rejilla de bigote, no era genial, y el interior del automóvil era tan estrecho y diminuto que se clasificó oficialmente como un subcompacto, a pesar de que las dimensiones exteriores eran enormes.

Esto era esencialmente un Chevy Volt de 100.000 dólares, completo con un motor GM, y aunque podía ser rápido, la calidad de construcción era bastante mala, no era tan eficiente como debería haber sido, no era realmente cómodo y, lo mejor de todo, escupía gases de escape en la cara si mantenías abierta la ventana del conductor.

Advertisement

Obtuvo mucha publicidad, claro, pero al final, solo fue una gran decepción y se volvió bastante irrelevante por el éxito de Tesla.

2. Los del culto a Tesla

Advertisement

Hablando de Tesla, vamos a la entrada en la lista que no es realmente un automóvil: los del culto a Tesla. En la última década, los fan(áticos) de Tesla se transformaron de un grupo de personas con un tipo particular de automóvil en una horda tóxica de adoradores de un multimillonario muy inteligente pero profundamente inseguro.

Creo que Tesla fabrica algunos autos muy bien diseñados; tienen sus defectos, claro, como cualquier auto, pero cuando se trata de discutirlos de una manera realista, es casi imposible criticar a los coches o al hombre detrás de ellos sin enjambres de frikis hiperintensos de Tesla entrando y enloqueciendo, acusándote de odiar a la Tierra y presionando activamente por tu destrucción o sugiriendo que cualquier cosa mala que puedas decir sobre Tesla se debe solo a algún plan elaborado de hacer dinero en el mercado de valores que estás trabajando.

Advertisement

Si creías que los conductores del Prius eran petulantes, tendrás que inventar una palabra completamente nueva para el tipo de engreimiento enfocado en láser y alimentado por Adderall que los fanáticos de Tesla pueden generar.

Es difícil encontrar un grupo coherente más responsable de hacer que el discurso automotriz sea más horrible que el Culto a Tesla. Últimamente, siento que se están volviendo aún más peligrosos a medida que empujan la narrativa muy, muy falsa de que Tesla fabrica autos totalmente autónomos, lo que definitivamente no hacen, a pesar de que Tesla parece simular que lo hacen.

Advertisement

Sé que cada grupo de fans automotrices con un solo interés puede ser difícil de digerir, pero el Culto a Tesla es, con mucho, el peor en estos momentos. Y creo que veremos mucho más de ellos en la década de 2020.

1. Elio (nunca)

Advertisement

Elio comenzó justo al comienzo de la última década y ha logrado ser uno de los errores continuos más consistentes de los últimos diez años. Es probable que la compañía salga de la década para comenzar a producir su revolucionario automóvil de tres ruedas como lo fue a principios de la década, lo cual no sería nada descabellado.

Lo más sorprendente es cómo sigue existiendo, de alguna manera, prolongando esa dolorosa agonía con una tenacidad obstinada que, si se aplicara realmente a la construcción de automóviles, podría haberlo hecho exitoso.

Advertisement

Lo cierto es que, de alguna forma, sus ingenieros se vieron inmersos en ideas terribles desde el principio, la peor de las cuales fue la decisión de diseñar y construir su propia versión modernizada del motor Geo Metro, una colosal carga que arrasó con todo el dinero y no les dejó absolutamente nada.

El año pasado, Elio anunció que se asociaría con un OEM para comprar motores, algo que la compañía debería haber hecho desde el primer día, pero de alguna manera no pareció entender, a pesar de que así es como los pequeños fabricantes de automóviles de bajo volumen como Lotus han estado haciendo cosas por décadas.

Advertisement

En cualquier caso, no está claro con qué compraría estos motores, ya que Elio se gastó todo su dinero. El coche ha sido un ridículo y costoso engaño durante la totalidad de la década de 2010. También ha sido perjudicial para las personas reales que contaban con los trabajos prometidos por la compañía, y para todas aquellas personas que aportan dinero real para un automóvil con dudosas afirmaciones de eficiencia y precio que es muy probable que simplemente no sean reales.

Advertisement

De hecho, me sorprende seguir recibiendo boletines informativos por correo de Elio todos los meses, escritos de una manera delirantemente optimista que nunca revela que este automóvil se ha retrasado por años y años y años y de ninguna manera es probable que sea una realidad.

Es muy triste verlo, como un niño que se niega a admitir que su padre tiene un problema con la bebida mientras se desmaya en medio de su fiesta de cumpleaños, después de golpear al payaso.

Advertisement

Elio es la historia automotriz más patética de la última década, y, al ritmo que van, posiblemente continuará en la década de 2020.

¿Tal vez se demuestre que estoy equivocado? Qué quieren que les diga, no estoy demasiado preocupado.

Share This Story

Get our newsletter