Si nos atenemos a lo que aseguran dos antiguos empleados de Kaspersky, la popular firma rusa de seguridad no jugaba muy limpio. Seg√ļn la informaci√≥n aportada por esos t√©cnicos, Kaspersky creaba malware con el objetivo de perjudicar los antivirus de otras compa√Ī√≠as rivales, entre ellas Microsoft, Avast, o AVG

El objetivo de estos ataques con malware no eran los usuarios, pero el da√Īo que buscaban causar s√≠ que afecta a los usuarios directamente. Al parecer, Kaspersky intentaba enga√Īar a los antivirus rivales para que consideraran como maliciosos archivos cruciales de sistema en los ordenadores en los que estuvieran instalados. Este problema se conoce como ‚Äúfalso positivo‚ÄĚ y puede causar serios trastornos si el antivirus borra o bloquea determinados archivos del sistema oerativo.

Advertisement

Seg√ļn los trabajadores, que han pedido permanecer en el anonimato, el objetivo eran peque√Īas compa√Ī√≠as de software que, a juicio de Eugene Kaspersky, estaban bas√°ndose en sus soluciones en lugar de crear las suyas propias. Algunos de los ataques habr√≠an sido ordenados personalmente por el propio co-fundador de la compa√Ī√≠a. Supuestamente, ha habido trabajadores que han dedicado semanas o meses a estos proyectos de sabotaje.

Kaspersky ha negado tajantemente las acusaciones. Seg√ļn un escueto comunicado de la compa√Ī√≠a enviado a la agencia Reuters:

Nuestra compa√Ī√≠a nunca ha llevado a cabo ninguna campa√Īa secreta para enga√Īar a nuestros competidores para que generaran falsos positivos o perjudicar su mercado. Semejantes acciones no solo carecen de √©tica, sino que son deshonestas y su legalidad es, cuanto menos, cuestionable.

Se da la circunstancia de que ejecutivos de Microsoft, AVG o Avast explicaron a Reuters que en los √ļltimos a√Īos hab√≠an sufrido intentos de generar falsos positivos en sus antivirus. El origen de estos ataques sigue siendo desconocido, y ninguna de las compa√Ī√≠as atacadas ha querido comentar las acusaciones a Kaspersky. En cuanto a la compa√Ī√≠a rusa, asegura haber sido blanco de los mismos ataques de falso positivo que el resto.

En 2010, Kaspersky public√≥ un experimento con el que trataba de demostrar que otras compa√Ī√≠as antivirus copiaban su investigaciones. Kaspersky marc√≥ diez archivos inocuos como virus y los subi√≥ a la base de datos Virus Total de Google. Al de poco tiempo, las compa√Ī√≠as rivales hab√≠an a√Īadido esos archivos a sus bases de datos. El informe no tuvo mucha repercusi√≥n, y los ex empleados de la firma aseguran que es entonces cuando comenzaron los supuestos planes de sabotaje. [Reuters v√≠a Business Insider]

Advertisement

Foto: Eugene Kaspersky. AP Images

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)