Image: Kalashnikov Group

Un equipo de destacados investigadores de robótica e inteligencia artificial que se va a reunir en la ONU para abordar los problemas que rodean a las armas autónomas, ha pedido el boicot de una universidad surcoreana que anunció recientemente la apertura de un laboratorio de armas basadas en IA.

En febrero, la principal universidad estatal de Corea del Sur, KAIST (Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea), anunció la apertura de una nueva instalación denominada Centro de Investigación para la Convergencia de Defensa Nacional e Inteligencia Artificial. El anuncio reveló que la nueva instalación investigaría una variedad de sistemas militares basados ​​en inteligencia artificial, incluidos vehículos submarinos autónomos y “sistemas de comando y decisión basados ​​en inteligencia artificial”.

Advertisement

La noticia fue recibida con preocupación por gran parte de la comunidad de investigadores de inteligencia artificial, y una carta abierta recientemente revelada, firmada por más de 50 investigadores de todo el mundo, llama al boicot de todas las colaboraciones académicas con KAIST sobre el tema. Según se puede leer en la misma:

Image: United States Department of Defense

En un momento en que las Naciones Unidas discuten cómo contener la amenaza que representan las armas autónomas para la seguridad internacional, es lamentable que una institución de prestigio como KAIST busque acelerar la carrera armamentista para desarrollar tales armas.

Por lo tanto, declaramos públicamente que boicotearemos todas las colaboraciones con cualquier parte de KAIST hasta que su Presidente proporcione garantías, que hemos solicitado pero no recibido, de que el Centro no desarrollará armas autónomas que carezcan de un control humano significativo.

Advertisement

Image: Flickr

El boicot ha sido organizado por Toby Walsh, un investigador de inteligencia artificial de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sydney, quién ha pedido anteriormente regulaciones para el desarrollo de armas autónomas. Por su parte, el presidente de KAIST, Sung-Chul Shin, ha respondido a la amenaza de boicot académico emitiendo una declaración que niega que la institución esté trabajando en sistemas autónomos de armas letales o “robots asesinos”:

El centro tiene como objetivo desarrollar algoritmos en sistemas logísticos eficientes, navegación no tripulada y un sistema de entrenamiento de aviación. Como institución académica, valoramos los derechos humanos y las normas éticas en gran medida. KAIST no realizará actividades de investigación contrarias a la dignidad humana, incluidas las armas autónomas que carecen de control humano significativo.

Advertisement

Curiosamente, el sitio web de KAIST ha eliminado el anuncio original, publicado a finales de febrero, que describía la apertura del nuevo centro de investigación. [NewAtlas]