Imagen: Getty

Es un drama para millones de mujeres, pero no hay muchas formas de prevenir el revenge porn mientras siga existiendo gente sin escr√ļpulos dispuesta a cometer el delito. (S√≠, puedes no hacerte la foto en primer lugar, pero seamos adultos y dejemos de culpar a la v√≠ctima por una vez).

El caso es que Facebook lo est√° intentando. La compa√Ī√≠a anunci√≥ el martes que trabaja en una nueva herramienta para impedir de manera preventiva que una expareja o cualquier otra persona pueda subir a su plataforma las fotos de desnudos que le enviaste alguna vez. Funciona tanto Facebook como en Instagram (no me extra√Īar√≠a que se implementara tambi√©n en WhatsApp) y evita que las fotos se compartan en p√ļblico o en privado.

Advertisement

Pero hay un detalle importante que debes conocer. Si bien publicamos que el proceso ser√≠a completamente autom√°tico, Facebook ha confirmado al Daily Beast que, para poder bloquear una imagen, antes un empleado de la compa√Ī√≠a debe revisar una versi√≥n sin censura de la misma con el fin de comprobar que se ajusta a la definici√≥n de revenge porn.

El proceso es el siguiente. Primero re√ļnes las im√°genes que temes que otra persona pueda subir a Facebook o Instagram sin tu permiso y las env√≠as a tu propio usuario a trav√©s de Facebook Messenger. A continuaci√≥n las reportas a Facebook alegando que se han subido ‚Äúsin consentimiento o de forma maliciosa‚ÄĚ. Entonces Facebook se queda con la firma digital de las im√°genes e impide que otra persona pueda volver a subirlas a la plataforma.

Ahora bien, lo que ocurre entre que reportas una foto y Facebook la bloquea podr√≠a disgustarte. No es una m√°quina, sino el personal humano de la compa√Ī√≠a el que examina la imagen para asegurarse de que sea objetable seg√ļn los t√©rminos del servicio. De lo contrario, alguien podr√≠a subir cualquier fotograf√≠a y censurarla con fines pol√≠ticos o intereses maliciosos.

Advertisement

Para colmo, las im√°genes no son eliminadas de la plataforma sino censuradas con un filtro de desenfoque y almacenadas en los servidores de Facebook donde seguir√°n estando disponibles ‚Äúpara un peque√Īo n√ļmero de personas‚ÄĚ. En este punto, la compa√Ī√≠a de Mark Zuckerberg no solo pone sobre el usuario la responsabilidad de prevenir un caso de revenge porn sino que le pide que conf√≠e sus fotos m√°s √≠ntimas a un empleado para que otros nunca lleguen a verlas. Algo es algo... ¬Ņno? [Daily Beast]