Los Chromebook de Google no se cuentan entre los equipos más potentes ya que, de hecho, su sistema operativo tampoco precisa de mucho músculo. Pese a ello, Google ha anunciado hoy que su gama de laptops conectados se actualiza a la cuarta generación de procesadores Intel, la familia Hasswell.

Google no ha ofrecido muchos detalles sobre el cambio, pero si ha comentado que el salto a los Hasswell suponga un considerable impulso a la autonomía de estos equipos. Google, asegura que la duración de las baterías se podría llegar a duplicar.

El cambio estará disponible para todos los fabricantes que quieran desarrollar un Chromebook, sean veteranos en estas lides, como Samsung, HP o Acer, o recien llegados, como Asus y Toshiba. Ahora sólo falta que la mejora en capacidad de cálculo venga acompañada de algo más de opciones aparte de navegar con teclado completo y touchpad, que es prácticamente lo único que se puede hacer con un Chromebook a día de hoy. [Google]