Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Las imágenes que revelaban el vehículo (Google Earth)

No es la primera vez que ocurra algo parecido. Sin ir más lejos, en 2015 contábamos el caso del conductor desaparecido que llevaba nueve años a la vista de los mapas de Google. Ahora, las imágenes por satélite han resuelto la misteriosa desaparición de William Moldt.

Advertisement

Al parecer, todo comenzó cuando un residente anterior del vecindario de Grand Isles en Wellington, Florida, estaba revisando la zona en Google Earth y se acercó hasta el lago. Allí vio lo que parecía un automóvil y alertó al propietario de su anterior casa para que revisara la zona.

Este segundo hombre utilizó un dron para confirmar que, efectivamente, era un auto blanco en el borde del lago detrás de su casa. El propietario llamó a la oficina del sheriff el 28 de agosto, y los agentes llegaron más tarde para encontrar el exterior del sedán blanco “fuertemente calcificado”. Después de sacar el auto, encontraron los restos óseos de una persona en su interior.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Otra perspectiva desde la que se apreciaba el auto (Google Earth)

La investigación posterior de la policía encontró que se trataba de los restos esqueléticos de William Moldt, quien desapareció en 1997 a la edad de 40 años. El Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas dice que Moldt había acudido a un club nocturno en noviembre de 1997. Los que lo vieron aquel día habían declarado que no parecía ebrio y que se fue solo antes de la medianoche. Había llamado a su novia para decirle que volvería pronto a su casa en Lantana. Desde entonces, se había perdido la pista del hombre.

Advertisement

Nadie se explica cómo ha pasado tanto tiempo antes de encontrar el vehículo y los restos del hombre. Como expresó a los medios Barry Fay, quien encontró el automóvil, “nunca había notado nada en la costa. Jamás creí que habría un cadáver desde hace 22 años”. [The Guardian]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter