Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Hallado el Endurance en un increíble estado de conservación a un siglo de su hundimiento

La embarcación perdida del explorador británico Ernest Shackleton está intacta

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Hallado el Endurance en un increíble estado de conservación a un siglo de su hundimiento
Foto: Endurance22

Una expedición compuesta por arqueólogos marinos, ingenieros, científicos y cineastas expertos en entornos extremos ha dado con la nave Endurance, la embarcación perdida del explorador británico Ernest Shackleton.

La expedición Endurance22, que partió de Sudáfrica a principios de febrero, descubrió el barco a 3000 metros de profundidad en las frías aguas del mar de Weddell, en la Antártida. Su estado de conservación es tan bueno que “la pintura está reluciente, los clavos aún brillan y las tablas parecen nuevas”, según escribió el historiador Dan Snow, quien está documentando la expedición para un futuro documental de History Hit, National Geographic y Disney+.

Imagen para el artículo titulado Hallado el Endurance en un increíble estado de conservación a un siglo de su hundimiento
Foto: Endurance22
Advertisement

El Endurance se hundió el 21 de noviembre de 1915, diez meses después de quedar encallado en una gruesa capa de hielo, y permaneció inmutable en las profundidades del mar de Weddell durante más de un siglo sin que nadie, hasta ahora, volviera a verlo (y no por falta de intentos; el más reciente había tenido lugar en 2019).

La expedición que finalmente ha conseguido uno de los objetivos más codiciados de la arqueología marina zarpó de Ciudad del Cabo el 5 de febrero de 2022 a bordo del buque de investigación polar Agulhas II. El naufragio fue localizado a principios de marzo, 100 años después de la muerte de Shackleton.

Advertisement

El Endurance se hundió en un día nublado, así que el capitán del barco, Frank Worsley, tuvo que calcular su ubicación a partir de las lecturas del sexante en los días anteriores, estimando la dirección de la deriva del hielo para trazar unas coordenadas aproximadas: 68°39'30.0" Sur y 52°26'30.0" Oeste.

Imagen para el artículo titulado Hallado el Endurance en un increíble estado de conservación a un siglo de su hundimiento
Foto: Endurance22
Advertisement

Los restos del Endurance han sido hallados 6 kilómetros al sur de la posición estimada por Worsley. En las imágenes capturadas por el equipo de Endurance22 mediante vehículos sumergibles se puede ver el pecio con un detalle asombroso. El timón del barco continúa en posición vertical, aún hay rollos de cuerda colgando de la cubierta y las letras de bronce con el nombre “Endurance” clavadas en la popa siguen brillando un siglo más tarde. Ningún organismo que se alimente de madera vive en estas profundidades de la Antártida.

La aventura del buque rompehielos empezó cuando Ernest Shackleton y otros 27 hombres se propusieron cruzar el continente antártico por primera vez. El plan era navegar por el mar de Weddell desde Georgia del Sur hasta la bahía de Vahsel, en la Antártida. Desde allí, algunos hombres viajarían en trineos tirados por perros y a pie hasta el mar de Ross, en el lado opuesto de la masa antártica, cruzando el Polo Sur.

Advertisement

No llegaron tan lejos. A pesar de las advertencias de los balleneros de Georgia del Sur de que el mar de Weddell no era navegable aquel año por la gruesa capa de hielo, el Endurance siguió adelante. El barco encalló en la banquisa el 18 de enero de 1915. La tripulación estableció un rudimentario campamento sobre el hielo hasta que el barco finalmente se hundió.

Imagen para el artículo titulado Hallado el Endurance en un increíble estado de conservación a un siglo de su hundimiento
Foto: Royal Grographic Society
Advertisement

La tripulación del Endurance deambuló entonces por el hielo hasta abril de 1916. Utilizando un bote salvavidas, un pequeño grupo encabezado por Shackelton se aventuró hasta las islas Georgias del Sur en busca de ayuda, lo que resultó en el rescate de toda la tripulación en septiembre de 1916.

Los 28 hombres sobrevivieron, dando pie a la leyenda. Los 69 perros que habían llevado consigo murieron o tuvieron que ser sacrificados. Shackelton murió el 5 de enero de 1922 en Río de Janeiro, cuando se disponía a emprender una última expedición polar. Nadie volvió a ver el Endurance hasta ahora, 107 años más tarde.