The Wind Waker es una de las entregas más memorables de la serie de videojuegos The Legend of Zelda. Por eso resulta tan sorprendente que hayamos tardado dos años en darnos cuenta de que uno de sus escenarios más emblemáticos aparece en el Zelda de Nintendo Switch, Breath of the Wild.

Jon Cartwright, de GameXplain, estaba paseando por la Aldea Onaona (un pueblo pesquero situado al sur de Hyrule en The Legend of Zelda: Breath of the Wild) cuando las cosas empezaron a resultarle familiares. Muy familiares:

Onaona no solo está inspirada en las cabañas de Isla Initia, el escenario inicial de Wind Waker: tiene una distribución similar, está situada a los pies de los mismos desfiladeros, y en ambas hay una escalera, situada en el mismo punto, que conduce a una plataforma de observación desde la que se ve toda la aldea.

La Aldea Onaona no es una isla, pero encaja tan bien cuando la comparas lado a lado con Isla Initia que no hay duda de que a) son la misma aldea o b) los diseñadores de Breath of the Wild quisieron rendir homenaje a Wind Waker incluyendo en el juego la que fuera la isla natal de Link en GameCube.