Image: XBox

Imagina que Microsoft lanza dos versiones de su Xbox. La primera es una consola tradicional. Es potente, tiene unidad de disco y capacidad para decenas de juegos de última generación. La otra es poco más que un modem, pero ejecuta los mismos juegos siempre y cuando tenga conexión. ¿Cuál elegirías?

La pregunta es hipotética, pero podría dejar de serlo muy pronto si Paul Thurrott está en lo cierto. Según el conocido analista, esa consola se conoce internamente como Microsoft Scarlett y podría llegar muy pronto.

En el E3 de este año supimos que Microsoft estaba desarrollando un sistema de juegos basados en la nube. La idea no es nueva, pero Microsoft es de las pocas compañías con la infraestructura necesaria para dar soporte a un sistema semejante gracias a su plataforma Azure Cloud.

Siempre según la información a la que ha tenido acceso Thurrott, Scarlett es una consola Xbox sin apenas almacenamiento ni potencia gráfica. Los juegos se ejecutarán en un servidor y el chip de la consola será solo un soporte para eliminar el lag.

Advertisement

El resultado sería poco más que una pequeña caja capaz de conectarse a un servicio de juegos online. Aún es pronto para hablar de precio o de cómo se pagarían esos juegos, pero la idea es que el dispositivo sea muy barato y los juegos se puedan alquilar o comprar desde Xbox Live.

La idea no es tan descabellada. Los amantes de las consolas tradicionales y los coleccionistas pueden seguir confiando en su dispositivo de siempre, pero la consola en streaming abre la puerta a otros jugadores que lo único que quieren es jugar a cambio de una tarifa mensual o a unos precios asequibles. Veremos en qué termina todo esto. No parece que Sony vaya a seguir este camino de momento. Quizá su rival no sea otro que Google. [Paul Thurrott vía TechCrunch]