Image: XBox

Imagina que Microsoft lanza dos versiones de su Xbox. La primera es una consola tradicional. Es potente, tiene unidad de disco y capacidad para decenas de juegos de √ļltima generaci√≥n. La otra es poco m√°s que un modem, pero ejecuta los mismos juegos siempre y cuando tenga conexi√≥n. ¬ŅCu√°l elegir√≠as?

La pregunta es hipot√©tica, pero podr√≠a dejar de serlo muy pronto si Paul Thurrott est√° en lo cierto. Seg√ļn el conocido analista, esa consola se conoce internamente como Microsoft Scarlett y podr√≠a llegar muy pronto.

En el E3 de este a√Īo supimos que Microsoft estaba desarrollando un sistema de juegos basados en la nube. La idea no es nueva, pero Microsoft es de las pocas compa√Ī√≠as con la infraestructura necesaria para dar soporte a un sistema semejante gracias a su plataforma Azure Cloud.

Siempre seg√ļn la informaci√≥n a la que ha tenido acceso Thurrott, Scarlett es una consola Xbox sin apenas almacenamiento ni potencia gr√°fica. Los juegos se ejecutar√°n en un servidor y el chip de la consola ser√° solo un soporte para eliminar el lag.

Advertisement

El resultado ser√≠a poco m√°s que una peque√Īa caja capaz de conectarse a un servicio de juegos online. A√ļn es pronto para hablar de precio o de c√≥mo se pagar√≠an esos juegos, pero la idea es que el dispositivo sea muy barato y los juegos se puedan alquilar o comprar desde Xbox Live.

La idea no es tan descabellada. Los amantes de las consolas tradicionales y los coleccionistas pueden seguir confiando en su dispositivo de siempre, pero la consola en streaming abre la puerta a otros jugadores que lo √ļnico que quieren es jugar a cambio de una tarifa mensual o a unos precios asequibles. Veremos en qu√© termina todo esto. No parece que Sony vaya a seguir este camino de momento. Quiz√° su rival no sea otro que Google. [Paul Thurrott v√≠a TechCrunch]