Sede de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) del Gobierno de Estados Unidos

¿Cómo llegaron unos archivos altamente clasificados de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos a manos de los hackers rusos? Según un reportaje del Wall Street Journal, la NSA está investigando a Kaspersky por el que, se dice, es uno de los ataques informáticos “más importantes de los últimos años”.

El incidente ocurrió en 2015, pero no fue descubierto hasta la primavera del año pasado. Fuentes familiarizadas con el asunto explicaron al Wall Street Journal que un grupo de hackers que trabajaba para el gobierno ruso se hizo con unos documentos secretos gracias a que el software de Kaspersky había identificado los archivos. Estas fuentes dicen que un empleado de la NSA se había llevado los archivos a casa sin autorización cuando fue atacado por los hackers en el equipo de su casa, que estaba ejecutando el antivirus de la compañía rusa.

Las fuentes del periódico aseguran que el software de Kaspersky solo identificó los archivos para que después los agentes del gobierno ruso pudieran hackear el equipo doméstico del empleado y hacerse con ellos. Según las mismas fuentes, no se cree que este empleado (un contratista) tuviera malas intenciones; al parecer estaba intentando avanzar con su trabajo en horas extra.

Según las fuentes del Wall Street Journal, que no aportan ninguna prueba:

El material robado incluía detalles sobre cómo la NSA penetra en las redes informáticas extranjeras, el código que usa para tal espionaje y cómo defiende las redes internas estadounidenses.

Disponer de dicha información podría dar al gobierno ruso información sobre cómo proteger sus propias redes, lo que dificulta que la NS lleve a cabo su labor. También podría dar a los rusos métodos para infiltrarse en las redes de Estados Unidos y otras naciones, dijeron estas personas.

Kaspersky, que tiene sede en Moscú, niega cualquier actividad maliciosa o en coordinación con el Kremlin. “Kaspersky Lab no ha recibido ninguna prueba que acredite su participación en el supuesto incidente reportado por el Wall Street Journal”, explicó la compañía en un comunicado. “Como una empresa privada, Kaspersky Lab no tiene vínculos inapropiados con ningún gobierno, incluido el de Rusia, y la única conclusión parece ser que Kaspersky Lab está atrapada en medio de una lucha geopolítica”.

Advertisement

Estados Unidos prohibió el uso de software de Kaspersky a sus agencias federales a principios de septiembre. No sirvió de nada que Kaspersky ofreciera su código fuente para demostrar que no estaba vinculada al gobierno de Rusia.

[Wall Street Journal]