Tránsito de un planeta frente al sol. Foto: NASA

En 2014, el telescopio espacial Kepler descubrió un planeta del tamaño de Júpiter a 466 años luz de distancia de la Tierra. Desde entonces los astrónomos llevan tratando de averiguar alguna de sus características. No es tarea fácil porque WASP-104b es tan oscuro que absorbe el 99% de la luz.

Advertisement

La razón por la que planetas como este son tan increíblemente oscuros aún es un misterio. Teo Mocnik, investigador en la Universidad Keele de Reino Unido y uno de los astrónomos encargado de estudiar WASP-104b explica que el planeta está en el top 3 de los objetos más oscuros descubiertos por el hombre. El récord, por decimales, lo sigue ostentando TrES-2b, un planeta también descubierto por Kepler que absorbe más del 99% de la luz visible por el ser humano.

En el caso de WASP-104b, el planeta está tan próximo a su estrella que su año dura solo 1,76 días terrestres. Curiosamente, su color no se puede achacar al hecho de estar carbonizado por la proximidad a su sol. Los análisis de masa y movimiento orbital de los investigadores indican que el planeta sufre acoplamiento de marea. En otras palabras, la rotación sobre su eje tarda el mismo tiempo que la traslación alrededor de la estrella, por lo que en una de sus caras siempre es de día y en la otra siempre es de noche.

Todos los indicios apuntan a que esta es precisamente la característica que lo hace tan oscuro. Es imposible que la parte iluminada tenga nubes o hielo, así que los astrónomos creen que toda la atmósfera se concentra en la parte sin luz. En ella densas nubes de sodio atómico y potasio se encargan de absorber casi toda la luz.

Advertisement

Por lo demás, WASP-104b es lo que se denomina un Júpiter Caliente. Además de ser gaseoso sus temperaturas lo hacen completamente inhóspito para cualquier forma de vida conocida. [vía Live Science]