El 6 de octubre de 1995, los astronomos Michel Mayor y Didier Queloz anunciaron el descubrimiento de 51 Pegasi b, más conocido como Belerofonte, el primer planeta extrasolar. Han pasado 20 años y ya hemos encontrado más de 2.000 de estos planetas.

La primera detección de un planeta extrasolar (que gira alrededor de una estrella que no es la nuestra) se produjo en 1992, pero no se confirmó hasta el hallazgo de Mayor y Queloz. Durante décadas, se suponía la existencia de estos planetas, pero no teníamos instrumental que pudiera confirmar su existencia.

Los primeros planetas descubiertos son en su mayoría lo que se conoce como “júpiteres calientes”. Se trata de planetas con masa superior a la de nuestro Júpiter pero que se mueven en órbitas muy cercanas a su sol. A medida que los métodos de detección se van afinando, los astrónomos encuentran otro tipo de planetas, algunos de ellos muy parecidos a nuestra Tierra.

Estos son algunos de los planetas extrasolares más singulares que se han detectado hasta ahora. Huelga decir que todas las imágenes son interpretaciones artísticas. No hay forma aún de obtener imágenes de estos cuerpos a tanta distancia.

Advertisement

Belerofonte

Al principio se creía que es un planeta rocoso por la excesiva proximidad a su estrella, pero hoy se sabe que en realidad es un gigante gaseoso. Puede que astronómicamente no sea muy especial, pero su descubrimiento cambió completamente la perspectiva de los astrónomos y propició el descubrimiento de un auténtico torrente de nuevos planetas extrasolares.

Advertisement

Kepler-438B

Es, hasta la fecha, el exoplaneta más parecido a la Tierra. Su Índice de Similitud es del 88%, pero esa medida se refiere a su radio,densidad, velocidad de escape y temperatura superficial. No es una medida de su habitabilidad. Es muy probable que Kepler-438B esté anclado por marea a su estrella y eso convierta su atmósfera en un infierno similar al de Venus. Está a 472,9 años luz.

Advertisement

Kepler-452B

Aunque no es el más parecido a la Tierra, este pequeño planeta ha despertado el interés de los exobiólogos porque sus características lo hacen muy prometedor de cara a albergar vida. Tarda 385 días en dar una vuelta completa alrededor de su sol, una estrella de tipo G2 como la nuestra, tiene la misma temperatura media que la Tierra, y lleva en la misma órbita estable 6.000 millones de años.

Advertisement

Kepler-452b es el más pequeño de los planetas descubiertos por la sonda. Incluso así, es un 60% más grande que la Tierra y está un 5% más alejado de su estrella que nuestro hogar. También refleja un 20% más de luz que la Tierra.

El planeta negro

Advertisement

Su nombre oficial es TrES-2b, pero se le conoce como Planeta negro porque es el planeta más oscuro conocido, más oscuro incluso que el carbón. El albedo de este júpiter caliente es de solo entre 1% y 2,5%, menos que el carbón. Se cree que tiene dos satélites

“No está claro qué es lo que convierte a este planeta en algo tan extraordinariamente negro”, explicaba en el 2011 el investigador de la Universidad de Stanford David Spiegel. “Sin embargo, no es completamente oscuro. Es tan caliente que emite un débil resplandor rojo, muy parecido a una brasa o a la resistencia de un horno eléctrico”.

El saturno gigante

Advertisement

J1407b es un gigante gaseoso cuya masa se estima entre 10 y 40 veces mayor que la de Júpiter. En 2007, cuando astrónomos del Observatorio Leiden, en Holanda, y de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, detectaron una serie de eclipses extremadamente raros alrededor de una de las estrellas de Scorpius-Centaurus. El ciclo de estos eclipses, que duraba 56 días, no podía deberse a un planeta normal.

Lo que provocaba los eclipses era un sistema de anillos cuyo diámetro se estima en 120 millones de kilómetros, 200 veces más grande que los anillos de Saturno. El sistema, compuesto de 37 anillos, es tan masivo, que si J1407b estuviera en la posición en la que está Saturno, el sistema de anillos se podría ver a simple vista desde la Tierra.

55 Cancri e, el planeta de diamante

Advertisement

El sistema 55 Cancri es una joya para los investigadores. Se trata de un sistema binario con dos estrellas, una similar a nuestro sol, y la otra una enana blanca. Además tiene cinco planetas de los que 55 Cancri e es probablemente el más extraño.

Con una masa similar a la de Neptuno, 55 Cancri e es el más cercano del sistema a la estrella mayor. Su órbita tarda solo 3 días terrestres. Existen diversas hipótesis sobre este astro, pero la más reciente indica que está compuesto de carbono. Si se confirma, y teniendo en cuenta su densidad, significa que un tercio del planeta es carbono sometido a altas presiones y temperaturas, lo que en la Tierra conocemos como diamante.

La primera Mega Tierra

Advertisement

Kepler-10C es gigantesco. Tiene una masa 17 veces superior a la de la Tierra, algo poco común si se tiene en cuenta que los planetas rocosos y sólidos conocidos tienen todos un tamaño similar al de la Tierra.

El planeta se encuentra a unos 560 años luz de la Tierra. Orbita alrededor de la estrella Kepler-10 una vez cada 45 días, y cuenta con otro objeto celeste que gira a su alrededor, Kepler-10b, un satélite de lava que da una vuelta alrededor de la “Mega Tierra” una vez cada 20 horas. Es el primero de una serie de planetas rocosos masivos descubiertos en los últimos años y que podrían albergar vida.

El eslabón perdido

Advertisement

Se llama ROXs 42Bb. Está a 500 años luz de la Tierra, y los astrónomos no se ponen de acuerdo a la hora de clasificarlo. ROXs 42Bb es demasiado grande para ser considerado un gigante gaseoso como Júpiter, al que supera nueve veces en tamaño. Sin embargo, es demasiado pequeño para ser considerado una enana marrón. Este auténtico eslabón perdido espacial podría ayudar a comprender los procesos de formación de estrellas, y su relación con los planetas gaseosos gigantes.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)