Photo: KFC

¿Quieres darle un toque personal a tu salón este invierno? Kentucky Fried Chicken te ofrece una alternativa poco común si eres de los afortunados que tienen chimenea en casa. Se trata de troncos con olor a pollo frito. No, no es broma. Puedes comprarlos en Estados Unidos desde esta página.

¿Por qué inundar tu salón con un penetrante olor a fritanga? Mira, no se. Si sirve de algún tipo de aliciente, desde FFC dicen que los troncos están confeccionados con materiales 100% reciclados y que arden durante unas tres horas. Cada tronco está aromatizado con la misma receta secreta de 11 hierbas y especias diferentes que caracteriza a las piezas de pollo que sirven en la popular cadena.

Photo: KFC

Dar a tu sofá el tufillo con el que impregnas tu ropa cuando entras a un KFC te costará $18.99. Los troncos no tienen fecha de caducidad así que puedes guardar unos cuantos sin peligro a que pierdan su aroma. La compañía recomienda, eso sí, mantenerlos alejados de tus mascotas. [vía Johnatan Maze en Twitter]