Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

La construcción de un tren turístico en México está revelando artefactos mayas asombrosos... para luego destruirlos

El proyecto se abre camino a través de la selva mexicana destruyendo todo a su paso

By
We may earn a commission from links on this page.

El Tren Maya es uno de esos pocos trenes que es difícil amar. Es un proyecto de más de 20 mil millones de dólares para llevar turistas al corazón de la selva tropical mexicana, donde yacimientos culturales importantes y de difícil acceso son un gran negocio para algunos de los lugares más pobres de México. Pero la construcción de este tren está desenterrando, y luego destruyendo, los mismos yacimientos que atraen a los turistas de todo el mundo.

El Washington Post tiene un reportaje más profundo (realmente profundo) sobre Manuel Pérez Rivas, un arqueólogo empleado por el Estado que dirige un pequeño equipo al que se le ha asignado un trabajo imposible: abogar por los tesoros culturales frente a un desarrollo imparable. Pérez se enfrenta al ostracismo por parte de sus compañeros, plazos imposibles de líderes políticos ególatras y peleas constantes con equipos de construcción mientras descubre ruinas y artefactos verdaderamente asombrosos del apogeo de la civilización maya.

Su trabajo exige que su equipo recorra kilómetros de junglas y cuevas inexploradas en apenas unas semanas y califique cualquier hallazgo en una escala que hará que una gran parte de los yacimientos sean arrojados al basurero de la historia con poca o ninguna investigación. Del reportaje:

El suelo comenzó a inclinarse bruscamente hacia arriba. Cuando Pérez se acercó a la cima de lo que parecía ser una pequeña colina, vio una roca cincelada, un ladrillo pálido tallado en piedra caliza. Examinó el suelo a su alrededor.

Le tomó un momento darse cuenta: estaba parado sobre una pirámide maya gigante enterrada.

“Dios mío”, dijo.

Entonces notó otros montículos de tierra que se elevaban desde el suelo de la selva. Era más que una pirámide.

Pérez y su equipo se encontraban en el centro de un pueblo maya oculto, previamente desconocido.

[...]

Ha llegado a sentirse como en un reality show perverso: elige qué antigüedades eliminar.

“Deconstruido”, dice un mapa interno del gobierno al lado de cada monumento que no pasa el corte. Hasta el momento, hay más de 25.000 de ellos.

Los arqueólogos también han encontrado más de 600.000 fragmentos de cerámica antigua y 450 restos humanos. Han descubierto más de 900 cuevas y sumideros, conductos hacia el inframundo maya por los que el tren pronto pasará o sobrevolará.

Advertisement

Cuando esté terminado, el Tren Maya será una línea de 1500 km que conectará algunas de las partes más pobres de México con algunos de los principales destinos turísticos a lo largo de la península de Yucatán. Ha sido un desastre en múltiples frentes, entre los cuales los trenes de 217 toneladas, que tienen una velocidad máxima de 150 km/h, viajarán sobre un terreno cubierto de cavernas, cuevas y el río subterráneo más largo del mundo, según el New York Times. No es exactamente un lugar estable para construir un tren. La construcción también ha destruido preciosas selvas tropicales y hábitats para algunos de los animales en mayor peligro de extinción del mundo, además de infringir los derechos y las tierras de los pueblos indígenas.

El reportaje es increíblemente detallado, pasando desde una breve historia del pueblo maya y su importancia en la región hasta los mecanismos políticos que hacen que el trabajo de Pérez sea casi imposible. El hermoso uso de la fotografía a lo largo de la historia es solo una de sus maravillas. Puedes leerlo aquí.