Cuando abres una cuenta en Internet, ya sea de correo o en una red social, la contrase√Īa es fundamental. Si a ese nivel uno tiene cuidado con la elecci√≥n, nos podemos imaginar el de la naci√≥n m√°s poderosa del mundo activando los c√≥digos y contrase√Īas que activan sus ‚Äúarmas de destrucci√≥n masiva‚ÄĚ, ¬Ņverdad?

La historia comenz√≥ a principios de 1962, momento en el que Kennedy firma el conocido como National Security Action Memorandum 160. El mismo deb√≠a asegurar que cada arma nuclear de Estados Unidos estuviera equipada con el denominado Permissive Action Link (PAL). En esencia, un peque√Īo dispositivo que aseguraba que el misil en cuesti√≥n s√≥lo pudiera ser lanzado bajo un c√≥digo (o contrase√Īa) correcto junto a la previa autorizaci√≥n del presidente.

Advertisement

Pensemos que ocurrió en pleno apogeo de la Guerra Fría, el ejército de Estados Unidos dio prioridad máxima a todo aquello que suponía adelantarse y tener una respuesta rápida sobre un posible ataque.

Además, existía una preocupación particular sobre los misiles nucleares que Estados Unidos había colocado en otros países, algunos de los cuales se encontraban bajo el mandato de gobiernos algo inestables para los intereses del país. Visto desde la perspectiva estadounidense, estos países tenían el potencial de ser aprovechados para atacarles. Sin embargo, con el sistema PAL esto debía dejar de ser una preocupación.

Advertisement

Había otro problema. Más allá de la posible incautación de sus armas en el extranjero, también existía el problema de que muchos comandantes estadounidenses podían lanzar armas nucleares bajo su control en cualquier momento. Dicho de otra forma, con que a un solo oficial al mando se le fuera la cabeza, podía ser el comienzo de una nueva guerra mundial.

El sistema PAL deb√≠a ser la ‚Äúcriptonita‚ÄĚ de todos los miedos de Estados Unidos. De hecho, se supon√≠a que estar√≠a a prueba de todo, un nivel de seguridad nunca visto antes del que s√≥lo unas pocas personas con las contrase√Īas correctas podr√≠an activar las armas nucleares y lanzar los misiles m√°s devastadores del planeta.

Minuteman. Wikimedia Commons

Advertisement

Sin embargo, aunque los dispositivos deb√≠an instalarse en todos los misiles nucleares despu√©s de que el presidente emitiera su aprobaci√≥n, los militares tardaron m√°s de lo previsto. Tanto, que 20 a√Īos despu√©s de que Kennedy ordenase la instalaci√≥n de los sistema PAL en cada dispositivo nuclear, la mitad de los misiles en Europa todav√≠a estaban protegidos por simples cerraduras mec√°nicas. Peor a√ļn, la mayor√≠a de los que ten√≠an el nuevo sistema no fueron activados hasta 1977.

Los misiles de Estados Unidos que hab√≠an sido equipados con los dispositivos, como los LGM-30 Minuteman, fueron instalados bajo el estrecho escrutinio de Robert McNamara, el Secretario de Defensa de JFK. Se trataba de 50 misiles nucleares del tipo ICBM de lanzamiento terrestre. Adem√°s de la cabeza nuclear, estos misiles llevaban sistemas de mejora de penetraci√≥n como bombas de fragmentaci√≥n y se√Īuelos.

Advertisement

Sin embargo, una parte de las fuerzas a√©reas resent√≠a de la presencia de McNamara. ¬ŅQu√© ocurri√≥? Que tras la instalaci√≥n en el arsenal ICBM de Estados Unidos, los generales de las fuerzas a√©reas cambiaron casi inmediatamente los c√≥digos PAL a la contrase√Īa ‚Äú00000000‚ÄĚ para asegurarse de que los misiles estuvieran listos para usarse, independientemente de si el presidente estaba disponible para dar la autorizaci√≥n.

La película de miedo no acabó aquí. En caso de que realmente se olvidaran del código, este se escribió a mano en una lista de control entregada a los soldados. Por tanto, el sencillo código que todos sabían garantizaba el uso en cualquier momento.

En definitiva, durante casi 20 a√Īos hicieron todo lo posible porque el lanzamiento de un misil nuclear fuera lo m√°s f√°cil y r√°pido posible. Incluyendo en la ecuaci√≥n que los soldados tuvieran acceso directo al arsenal nuclear con el, rid√≠culo y extravagante, c√≥digo de los 8 ceros. [Wikipedia, ArsTechnica, The Guardian]