Image Source: bubble-dreams

La gente no cambia. Hace años, buscaba formas especialmente retorcidas y cruentas de matar a sus Sims. Hoy, gracias a un par de extrañas normas sobre mobiliario, se dedican a construir campos de concentración y a organizar inquietantes reuniones en Animal Crossing: Pocket Camp.

Hay un par de cosas raras en el juego relativas al mobiliario. Si sitúas una lámpara, los habitantes del juego se pararán frente a ella y comenzarán a encenderla y apagarla. Si pones un instrumento musical, tocarán una nota musical cada cierto tiempo. Si pones una silla, no importa lo inaccesible que esté, los pequeños habitantes de Animal Crossing: Pocket Camp se sentarán en ella. Hasta es posible lograr que un personaje reaparezca dentro de un recinto cerrado de vallas. Con ese conocimiento, los jugadores están diseñando campamentos realmente inquietantes. Esta secta de lámparas es un buen ejemplo:

Algunos jugadores han ido un poco más lejos y han empezado a encerrar a los habitantes del juego en todo tipo de celdas. Al jugador del juego, Hidetaka Suihiro, parece divertirle esta tendencia.

Hay de todo, desde dos pájaros encerrados en una jaula en la que hay una jaula con dos pájaros más pequeños, jaulas contempladas por otros personajes sentados en sillas, jaulas rodeadas de ositos de peluche...

También hay jugadores haciendo campamentos normales en los que los animales corren libres, pero es imposible no fijarse en estos.