Tanto crítica como público parecen estar más o menos de acuerdo en que el enésimo intento de reboot de Los Cuatro Fantásticos es un absoluto desastre. Peor incluso que las anteriores, las de 2005 y 2007. El único consuelo que le queda, quizá, es que posiblemente sigue siendo mejor que este esperpento nunca estrenado de 1994.

Advertisement

Lo tiene todo. Unos efectos especiales terroríficamente malos, un guión que tiene pinta de hacer aguas por cualquier parte, actores de segunda fila y un diseño de vestuario cuestionable en el mejor de los casos. Sobre los trajes, en concreto, merece la pena recordar que aquella era la época en los que los Power Rangers comenzaban a despuntar. Los 90 fueron duros para todos, supongo.

La historia

Como suele suceder en estos casos, la historia detrás de la película es un sinfín de declaraciones cruzadas, descargos de responsabilidades y “eh, eh que no fue mi culpa”. Sus orígenes se remontan a 1983, cuando Bernd Eichinger, que más tarde produciría tanto las versiones de 2005 y 2007 (Fantastic Four y Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer) como las adaptaciones de Resident Evil, entabló conversaciones con Marvel acerca de una adaptación de los personajes al cine. Después de pagar $250.000 dólares, consiguió los derechos.

10 años más tarde, en 1992, nadie se había interesado en adaptar dichos derechos y el proyecto estaba prácticamente olvidado. Con el fin de no perder la inversión, Eichinger se puso en contacto con Roger Corman, un especialista en películas B que ya tenía sus experiencia produciendo algunos esperpentos del género como Viaje al Planeta de las mujeres prehistóricas.

Advertisement

Corman, y como nota paralela, es uno de los productores independientes más exitosos de todo los tiempos en Hollywood. Relata las peripecias de algunas de estas películas en su autobiografía: “How I Made a Hundred Movies in Hollywood and Never Lost a Dime”, una oda fascinante al cine de los 80 y los 90 que parece la pena leer. El tipo ha trabajado en las etapas iniciales de carreras como las de Francis Ford Coppola, Martin Scorsese o James Cameron.

Y Marvel dijo “no”

Advertisement

Volviendo a la historia que nos ocupa, la cuestión es que después de un rodaje y post-producción lleno de baches, incluida una banda sonora para la que sus compositores tuvieron que aportar $6000 dólares de su propio bolsillo, la película estaba lista para su estreno a finales de 1993. Algunos cines se prepararon incluso para el acontecimiento.

Aquí es donde los detalles comienzan a diferir. Según Stan Lee, la intención de Eichinger nunca fue estrenar la cinta y todo el rodaje se realizó con la única intención de mantener los derechos durante otros 10 años más (algo que finalmente sucedió). Eichinger, en cambio, siempre mantuvo que la intención original era producir y estrenar una película serie-B de Los Cuatro Fantásticos.

Advertisement

La historia real probablemente tenga algo de ambas versiones, con Eichinger queriendo mantener unos derechos por un lado pero al mismo tiempo producir una película con una calidad terrible. El caso es que poco antes del estreno, Marvel entró al trapo y, con el objetivo de no dañar la franquicia de manera irreparable, paró el estreno. Le pagó a Eichinger y a la productora los $2 millones de dólares que había costado la producción, compró todas las cintas disponibles y, sin verlas siquiera,

Advertisement

El legado

Advertisement

Las pocas que se conservan han sido ripeadas y pueden encontrarse si se busca un poco por internet. En YouTube puede encontrarse completa:

Eichinger volvió a la carga unos años más tarde y en 2004 sí consiguió que 20th Century Fox produjese una película algo más decente (pero igualmente odiada por una gran mayoría de fans de Marvel) con un presupuesto de $100 millones de dólares y que recaudó $330 millones en taquilla. Debido a su éxito, en 2007 se estrenó Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer, con resultados similares.

Advertisement

Finalmente en 2015, y de nuevo bajo el amparo de la 20th Century Fox, la saga ha visto una vez más un intento de adaptación al cine que de momento tampoco parece ser la definitiva. ¿Conseguirá alguna vez alguien realizar una película de Fantastic Four con un mínimo de calidad? Es muy probable, cuando Marvel recupere los derechos, desde luego Fox no parece ser la indicada para ello.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)