Imagen: PXHere

Matar animales salvajes mientras estás escondido a cientos de metros apuntando con una escopeta no debería hacerte sentir bien. Para una pareja de cazadores, matar al rey de la selva fue tan satisfactorio que acabaron sacándose una foto con el animal muerto mientras se besaban.

La pareja, natural de Edmonton, Canadá, se sacó la fotografía después de matar a un león mientras cazaban en Sudáfrica.

Advertisement

Como explican en The Independent, el safari de Darren y Carolyn Carter ha causado algo más que indignación desde que se ha publicado en redes estos días. Por su parte, la pareja se ha negado a hacer declaraciones.

El infame beso tuvo lugar poco después de que acabaran con la vida del animal como clientes de Legelela Safaris, que se especializa en organizar cacerías de caza mayor. Por 3.000 dólares la firma lleva a los clientes a tours que incluyen jirafas, cebras, leopardos, elefantes, rinocerontes y caza de leones.

El diario cuenta que Darren, quien tiene un negocio de taxidermia con su mujer, les ha explicado que ‚Äútodo est√° politizado‚ÄĚ, y que por esa raz√≥n no quieren hacer declaraciones. Seg√ļn ha explicado Eduardo Goncalves, fundador de Campaign to Ban Trophy Hunting:

Parece que este le√≥n era un animal domesticado matado en un recinto, criado con el √ļnico prop√≥sito de ser el sujeto de un selfie petulante. Esta pareja deber√≠a sentirse completamente avergonzada de s√≠ misma, no lucirse y besarse ante las c√°maras.

Advertisement

Una otra imagen se muestra a la pareja posando frente a otro le√≥n al que mataron a tiros, en este caso junto a una leyenda que parec√≠a decir que se enfrentaron valientemente contra el le√≥n en la naturaleza, de igual a igual: ‚ÄúNo hay nada como cazar al rey de la jungla‚ÄĚ.

Advertisement

A pesar de las quejas y el rechazo de la gran mayor√≠a, la caza de trofeos sigue siendo una industria muy rentable. Entre 2004 y 2014, aproximadamente 1,7 millones de ‚Äútrofeos‚ÄĚ se comercializaron legalmente. Alrededor de 200.000 de ellos eran de especies amenazadas en peligro de extinci√≥n. [The Independent]