Representación artística de la estrella con los cometas orbitando a su alrededor. Ilustración: NASA / JPL

Llevamos varios años ya tratando de explicar los misteriosos cambios de brillo en KIC 8462852, más conocida como la estrella de Tabby en honor a su descubridora. Cuando parecía que teníamos una explicación coherente, la estrella hace otra cosa que obliga a reformular lo que sabemos sobre ella.

Advertisement

Hasta ahora parece claro que los extraños cambios de brillo en KIC 8462852 no se deben a ninguna megaestructura alienígena del estilo de una esfera de Dyson que alguna civilización esté construyendo a su alrededor. La propia descubridora de la estrella, Tabetha Boyajian, y sus colegas de la Universidad de Louisiana han desmentido esta extravagante hipótesis a comienzos de este año tras analizar los cambios en la luminosidad en diferentes longitudes de onda.

Las variaciones en la estrella responden a un patrón translúcido, y eso solo encaja con nubes de polvo, no con objetos opacos como los que caracterizarían una estructura artificial. Por supuesto, siempre podemos agarrarnos a que la megaestructura es la catedral con vidrieras más grande que ha visto el universo, pero de momento mejor ceñirnos a las explicaciones probables.

El problema es que el pasado 16 de marzo, la estrella volvió a hacer travesuras. Su brillo descendió de forma abrupta, el mayor cambio registrado en KIC 8462852 desde 2013. Apenas unos días después, el 22 de marzo, la luz retornó a la normalidad.

Advertisement

Gráfico: Where is the Flux

El equipo de astrónomos liderado por Boyajian ha seguido de carca todo el proceso y lo está documentando desde su blog. El problema es que este súbito cambio en la luminosidad no encaja bien con la hipótesis de la nube de polvo, y tampoco con la idea de un cinturón de asteroides orbitando alrededor de KIC 8462852. Cabe la posibilidad de que lo que quiera que oscurece la estrella sea un pequeño grupo de objetos que han colisionado entre ellos, o incluso un planeta con anillos, pero los datos hasta hoy no avalan completamente ninguna de las dos hipótesis.

La última teoría sobre la estrella es que lo que oscurece su brillo es uno o varios cometas que han colisionado entre sí formando un objeto múltiple. La variación del ángulo en la cola de polvo y gases del cometa explica los cambios leves en el brillo, y los objetos más grandes explican los cambios abruptos. Sea como fuere, lo mejor de la estrella de Tabby es que se sigue resistiendo a los esfuerzos de los astrónomos por explicarla. [Where is the Flux vía LiveScience]