Sin la ayuda del hombre, la naturaleza guarda alrededor del planeta estructuras y enclaves fascinantes. Desde monta√Īas de colores surrealistas hasta colinas de ‚Äúchocolate‚ÄĚ, pasando por cimas majestuosas que se tienen que dividir entre varios pa√≠ses o incluso cuevas que nos transportan a un mundo de gigantes de hielos. Estas son algunas de esas maravillas.

Advertisement

Y es que el planeta guarda toda una serie de espacios √ļnicos donde el paso de los a√Īos les ha conferido una imagen de pel√≠cula. La Tierra y sus fen√≥menos naturales, muchos extra√Ī√≠simos, conforman algunas de las visiones m√°s espectaculares que podamos llegar a imaginar. Aqu√≠ va una peque√Īa selecci√≥n.

Estructura Richat

Advertisement

Foto: Estructura de Richat desde el espacio. NASA

Situado en el desierto de Sahara en Mauritania, la estructura Richat es un accidente geogr√°fico que visto desde el espacio parece una se√Īal de otro planeta. Tanto es as√≠ que desde las primeras misiones espaciales ha llamado la atenci√≥n debido a su forma, algo parecido a un ojo gigantesco. Estamos por tanto ante una maravilla inusual de la naturaleza con un di√°metro de 50 kil√≥metros.

Advertisement

Foto: Retoque de colores en Richat. Wikimedia Commons

Tras muchos estudios se ha demostrado que se trata de una formaci√≥n surgida as√≠ por efecto de la erosi√≥n a lo largo de millones de a√Īos. El centro de la estructura est√° formado por rocas de hasta hace 2.500 millones de a√Īos. En cuanto a su forma circular, sigue siendo un misterio.

Roraima

Advertisement

Foto: Tepuy. Curioso \ Shutterstock

Probablemente una de las grandes maravillas de la naturaleza en cuanto a monta√Īas. Las fotos lo dicen todo y probablemente es uno de esos sitios en los que lo complicado es que la imagen salga mal. El monte Roraima es el punto m√°s alto de la cadena de monta√Īas tabulares que podemos encontrar en la sierra de Pacaraima, en Am√©rica del Sur.

Advertisement

Foto: Cima en Roraima. Vladimir Melnik \ Shutterstock

Tambi√©n conocido como Tepuy, cuenta con 31 km¬≤ de √°rea en la cima con la particularidad de que se la dividen entre Brasil, Venezuela y Guyana. Adem√°s cuenta con majestuosos acantilados de 400 metros de altura por todos sus lados. El llamado como ‚ÄúMaverick‚ÄĚ, el punto m√°s alto de la monta√Īa, es de 2810 metros.

Monta√Īas de colores en Zhangye Danxia

Advertisement

Foto: Formas en Zhangye Danxia. Rat007 \ Shutterstock

Para aquellos que sea la primera vez que vean estas im√°genes, no hay retoque de por medio. Lo que vemos es obra de la naturaleza, una visi√≥n √ļnica en el mundo que se encuentra en la provincia de Gansu, en el Parque Geol√≥gico Zhangye Danxia (China).

Advertisement

Foto: Formas en la noche. Rat007 \ Shutterstock

Un extenso enclave de alrededor de 300 kil√≥metros cuadrados de monta√Īas de colores cuya formaci√≥n se debe a la acumulaci√≥n en el tiempo de dep√≥sitos de minerales de diversa pigmentaci√≥n en sus capas rocosas. Un espect√°culo m√°gico del planeta.

Los pilares de Zhangjiajie

Advertisement

Foto: Zhangjiajie. Zzvet \ Shutterstock

Flora y fauna abrazando unas torres que se elevan hasta los 800 metros de altura. Lo que vemos, un enclave enigmático y poderoso, se da en el Parque Nacional del Bosque de Zhangjiajie en China. Un enorme jardín épico cuyas murallas naturales las conforman alrededor de 3.000 pilares de roca de origen Kárstico.

Advertisement

Foto: Zhangjiajie. Aytography \ Shutterstock

Si nos encontráramos en alguna de las cimas y miráramos hacia abajo, veríamos un conjunto de valles y densos bosques junto a las corrientes de agua que fluyen por las diversas cascadas, arroyos y lagos. Otro punto del planeta apoteósico.

La Torre del Diablo

Advertisement

Foto: Atardecer en la Torre del Diablo. Nagel Photography \ Shutterstock

Lo que vemos, el Monumento Nacional de la Torre del Diablo (Estados Unidos), pasa por ser una intrusión ígnea monolítica, también llamada cuello volcánico, que se encuentra en el condado de Crook (Wyoming). Maravillosa estructura que se eleva 386 metros por encima del terreno y cuya cumbre alcanza los 1.558 metros por encima del nivel del mar.

Advertisement

Foto: Torre del Diablo. Galyna Andrushko \Shutterstock

Además, la roca tiene su historia, ya que se trata del primer monumento nacional declarado en Estados Unidos (1906) por el presidente Roosevelt. No sólo eso, la estructura fue escenario de la no menos mítica película de Spielberg Close Encounters of the Third Kind.

Colinas ‚Äúde chocolate‚ÄĚ

Advertisement

Foto: Chocolate Hills. My Good Images \ Shutterstock

Este enclave salido de una película de fantasía lo podemos encontrar en Filipinas. En realidad se trata de las colinas Bohol, unas fascinantes formaciones geológicas que ocupan una superficie de más de 50 kilómetros. Lo que se puede ver: alrededor de 1.200 colinas con forma de cono con unas tonalidades que recuerdan al chocolate (de ahí el nombre que se le ha dado).

Advertisement

Foto: Vistas en Bohol. Soren Egeberg Photography \ Shutterstock

Estas formaciones, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrecen esta visi√≥n debido al paso de los a√Īos y la continua erosi√≥n que ha sufrido la superficie por las lluvias y vientos de la zona. A partir del mes mayo, √©poca de mayor sequ√≠a en el terreno, es cuando m√°s se puede disfrutar de este extra√Īo paisaje.

Cuevas Eisriesenwelt

Advertisement

Foto: Eisriesenwelt. Filips Smiths \ Shutterstock

Su significado viene a decir algo así como el mundo de los gigantes de hielo, y no puede ser más acertado. Impresionante enclave que podemos encontrar en los macizos de Tennen en Salzburgo (Austria). Se trata de un sistema de cuevas que fueron descubiertas en 1879 por Anton von Posselt-Czorich, quien a su vez consiguió adentrarse en su interior aproximadamente 200 metros.

Advertisement

Esta maravilla del mundo cuenta con un total de 42 kilómetros de longitud, o lo que es lo mismo, es la mayor cueva de hielo del planeta. Su entrada se encuentra a 1.640 metros sobre el nivel del mar. Brutal.

Pamukkale, los castillos de algodón

Advertisement

Foto: Piscinas y bordes en Pamukkale. Serghei Starus \ Shotterstock

Nos encontramos en el sudoeste de Turquía, concretamente en el valle del río Menderes donde se encuentra Pamukkale (traducido como castillo de algodón). Una fascinante zona natural que deja este paisaje debido a un fenómeno producido por las aguas con alto contenido en minerales que acaban dando gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino.

Advertisement

Foto: Terrazas de Pamukkale. John Walker \ Shutterstock

Estas bajan en forma de cascadas por la ladera de la monta√Īa, la raz√≥n por la que da la sensaci√≥n de encontrarnos ante una catarata de hielo.

Torres de Capadocia y Bryce

Advertisement

Foto: Torres de Capadocia. Kiwisoul \ Shutterstock

Es posible que estés pensando en el parecido que tienen estas curiosas estructuras. Y no, ni por asomo. Llamadas también chimenea de hadas, estas formaciones son una gran columna natural formada por un conjunto de rocas débiles cuya cima es de roca más resistente que además protege al resto de la estructura de los efectos de la erosión.

Advertisement

Foto: Torres en Ca√Ī√≥n Bryce. Francesco R. Lacomino \ Shutterstock

Las que vemos en las im√°genes son las m√°s famosas y se encuentran en la regi√≥n de Capadocia (Turqu√≠a) y en el Parque Nacional del Ca√Ī√≥n Bryce (Utah).

Los bloques de Moeraki

Advertisement

Foto: Atardecer en Moeraki. Fakrul Jamil \ Shutterstock

Acabamos este paseo por las estructuras que podemos encontrar en el planeta con los misteriosos bloques de piedra natural que se encuentran en la playa de Moeraki, a 40 kilómetros al sur de Oamaru (Nueva Zelanda). Unas estructuras fascinantes que podemos ver alrededor de la costa.

Advertisement

Foto: Moeraki. Bildagentur Zoonar \ Shutterstock

Seg√ļn los cient√≠ficos, se trata de formaciones de calcita con una antig√ľedad de alrededor de 65 millones de a√Īos de antig√ľedad.

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)