Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La sal no derrite la nieve. Esta es la verdadera razón por la que la echan sobre las carreteras en invierno

Un camión retirando la nieve y esparciendo sal.
Foto: Morry Gash (AP Images)

La sal derrite la nieve. No recuerdo cuándo aprendí esa letanía, pero la he tenido en la cabeza como una verdad universal inmutable durante años. La realidad, sin embargo, es que la sal no derrite la nieve ni el hielo. Lo que hace es proteger la carretera mediante un fascinante proceso químico.

Julie Pollock es profesora de química en la Universidad de Richmond y explica cómo interactúan la nieve y el hielo en este post de The Conversation. La sal no derrite la nieve, lo que hace es  bajar la temperatura de congelación del agua. En estado normal, el agua se congela a cero grados Celsius (32 grados Farenheit). Si disolvemos sal en el agua, las moléculas de cloruro de sodio se interponen en el proceso de congelación, dificultando la formación de cristales de hielo.

Advertisement
Gráfica: Julie Pollock (CC BY-ND 4.0)

Con sal, la temperatura de congelación del agua baja a alrededor de -10 grados Celsius (unos 14 grados Farenheit) aunque la temperatura varía en función de la proporción de sal. Esta es la razón también por la que el agua de mar no se congela tan fácilmente.

Para que el proceso funcione, el agua debe estar en estado liquido. Esa es la razón por la que los camiones suelen rociar las carreteras con sal (o con una solución de agua y sal) antes de que nieve. Lo que buscan no es derretir la nieve, sino impedir que el agua de nieve se vuelva a congelar formando peligrosas placas de hielo en aceras y carreteras. Rociar la sal sobre la nieve es mucho menos efectivo porque hay que esperar a que el sol o la fricción de las ruedas funda la nieve lo suficiente para que la sal se disuelva en agua líquida.

La excepción a esto es cuando la temperatura desciende por debajo de los -10 grados Celsius. En los países en los que hace tanto frío los camiones suelen seguir echando sal (a menudo mezclada con gravilla o pequeñas impurezas) no porque derrita la nieve, sino porque cubre la carretera de una capa que ayuda a mejorar el agarre de los vehículos. [The Conversation]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key