Piensa en los llamados “clĂĄsicos” de Disney, las pelĂ­culas de dibujos que han encumbrado a la compañía. ÂżRecuerdas la figura de alguna madre como personaje principal en la trama? Probablemente no, o muy pocos, y eso se debe a una historia que le pasĂł hace mucho tiempo a Walt Disney.

Y es que a la mayorĂ­a de filmes de la compañía les faltan personajes que sean madres, no ya como principales, sino como madres de las propias heroĂ­nas. Algunas veces actĂșan como personajes secundarios que se pierden nada mĂĄs empezar la trama, en otras directamente ni se mencionan o aparecen tan poco en la pantalla que nos olvidamos de ellas.

La Sirenita, La Bella y la Bestia, Aladdin
 ¿dónde demonios están las madres de todos?

Resulta que la respuesta a ello la dio hace unos años el productor de Disney, Don Hahn. El hombre explicĂł las dos teorĂ­as sobre por quĂ© rara vez hay padres, o mĂĄs especĂ­ficamente, personajes de madre. Una teorĂ­a proviene de un punto de vista mĂĄs bien prĂĄctico, y la otra de una historia verdaderamente trĂĄgica del pasado de Walt Disney. SegĂșn Hahn:

Una razĂłn es prĂĄctica porque las pelĂ­culas tienen una duraciĂłn de 80 o 90 minutos, y las pelĂ­culas de Disney se tratan de crecer. Se trata de ese dĂ­a de tu vida en el que tienes que aceptar la responsabilidad. En resumen, es mucho mĂĄs rĂĄpido que los personajes crezcan cuando golpeas a sus padres. La madre de Bambi es asesinada, por lo que tiene que crecer. Bella solo tiene un padre, pero se pierde, por lo que tiene que crecer.

Advertisement

Imagen: Walt Disney (AP)

Esta teorĂ­a tiene bastante sentido. Por supuesto, muchos de los cuentos de hadas en los que se basan las pelĂ­culas incluyen la muerte de los padres, y Disney se mantiene fiel al material original. Sin embargo, la segundo teorĂ­a no tiene nada que ver con los cuentos, sino con una historia verĂ­dica que marcĂł a Walt Disney de por vida. AsĂ­ lo contaba el productor:

La otra razĂłn, y es realmente singular, le ocurriĂł a Walt Disney a principios de la dĂ©cada de 1940, cuando aĂșn vivĂ­a en esta casa, y tambiĂ©n comprĂł una casa para que sus padres se mudaran. Hizo que los chicos del estudio vinieran y arreglaran el horno, pero cuando su madre y su padre se mudaron, el horno goteaba y su madre muriĂł por una fuga. El ama de llaves entrĂł a la mañana siguiente y sacĂł a su madre y a su padre al jardĂ­n. Su padre estaba muy enfermo y fue al hospital, pero su madre muriĂł.

Él nunca hablarĂ­a de eso, nadie lo harĂ­a. Nunca hablĂł de ese momento porque personalmente se sintiĂł responsable de tener tanto Ă©xito como para decir: ‘DĂ©jame comprarte una casa’, y que luego pase eso. El sueño de todos los niños es comprarles a sus padres una casa y solo a travĂ©s de un extraño fenĂłmeno de la naturaleza, sin que sea tu culpa, ocurriĂł una desgracia. Los trabajadores del estudio no sabĂ­an lo que estaban haciendo.

Advertisement

Imagen: Walt Disney en Disneyworld (AP)

En la entrevista, Don continĂșa explicando que a Walt le “persiguió” la muerte de su madre a partir de ese momento, y es por eso tendiĂł a evitar incluir a los personajes maternos en sus futuras pelĂ­culas:

La idea de que realmente contribuyó a la muerte de su madre fue realmente trågica. Sin embargo, si cavas bien, puedes leer entre líneas sobre ello. No es un secreto dentro de su familia, pero es una tragedia de la que es tan difícil hablar. Ayuda a entender al hombre un poco mås. Acababa de hacer Fantasía, Dumbo, Pinocho, Bambi y Blancanieves en un lapso de cinco años. Compra una casa para sus padres, se mudan desde Oregón y su madre muere.

Advertisement

“No soy un psicólogo para saberlo todo, pero es una historia tremenda. Para mí, humaniza a Walt. Estaba devastado por eso, como cualquiera lo estaría”, zanjaba el productor de Disney. [Glamour]