No es la primera vez que ocurre (ni será la última), pero esta historia explica a la perfección el alma de Internet, para bien y para mal. La foto de arriba ha generado un pequeño terremoto en la Red en los últimos días. La publicó el pasado 29 de julio Michael Hale, autor de la popular cuenta de parodia en Twitter @dogboner. "Un tío utilizando su portátil en el metro como un retardado nerd lol". Horas después de publicarla, estalló la guerra.

Advertisement

El "tío" sentado en el metro de Nueva York como un "retardado nerd" era, ni más ni menos, que el venerado astrofísico y divulgador estadounidense Neil deGrasse Tyson. Para muchos nerds y no nerds, Tyson es todo un genio y referente. Por eso, en cuanto Hale envió el tweet a sus más de 39.000 seguidores (ahora ya va por casi 46.000), Internet tembló.

¿Qué ocurrió? Lo normal: comenzaron a lloverle insultos. En avalancha. En tsunami, más bien. ¿Cómo es posible que no conociera a deGrasse Tyson? ¿E insultarle así? ¿Y humillar a todos los nerds? La ignorancia es muy atrevida, hundamos a @dogboner en la miseria.

Dicho y hecho. Hale comenzó a recibir entonces las primeras muestras de creatividad:

Advertisement

La bola fue creciendo poco a poco. Y se hizo gigantesca. Colosal. Actores como George Takei, con más de 1,3 millones de seguidores en Twitter, entraron al trapo. La página de Facebook I fucking love science, con 17 millones de seguidores, publicó también el tweet de Hale y lo que antes era solo lluvia se convirtió en un brutal diluvio. No había vuelta atrás.

Por supuesto, muy pocos de los millones de personas que insultaron a Hale se enteraron de que su cuenta era eso, una cuenta de bromas, chistes y ocurrencias pasajeras. Lo cuenta el propio Michael Hale en un genial artículo publicado por nuestros compañeros de Gawker. En esencia, casi nadie captó, o quiso captar, que se trataba de un chiste, una provocación. En palabras de Hale:

El 29 de Julio salía de trabajar, cogiendo la línea de metro F a la C, cuando vi al astrofísico y estrella de "Cosmos: A Spacetime Odyssey" Neil deGrasse Tyson sentado al otro lado trabajando en su portátil.

Comencé a sudar (más de lo habitual). [...] Quería decirle algo, o hacerme una foto con él, pero ¿qué le iba a decir? "Hey, tío. Te he reconocido de varias cosas que te he visto. Buen trabajo en... eh, eso de la ciencia".

No quería ser un plasta y pedirle una foto. De todas formas, probablemente la acabaría borrando porque tengo una muy mala dismorfofobia y no me gusta mi apariencia. Así que hice lo que cualquier persona cuerda habría hecho, abrir la aplicación de la cámara, cerrar la funda del móvil (Samsung Galaxy Note 3) y tomar unas cuantas fotos de forma discreta.

En lugar de pararse unos segundos a analizar el mensaje, hordas de gente comenzaron a despellejarme por ser un estúpido.

Advertisement

La historia no es nueva, la vemos en Twitter día sí y día también, pero pocas veces alcanza proporciones épicas como esta a raíz de un chiste sarcástico que casi nadie entendió, ni se tomó la molestia de entender, comprobando antes quién y por qué lo enviaba. El nombre de la cuenta, "Im literally 12", era una pequeña pista.

Por supuesto, la explicación que Hale da en Gawker bien podría ser una excusa, una historia montada para intentar arreglar la metedura de pata. No lo parece. La historia de Hale es la historia de la esencia del ser humano e Internet: desgraciadamente, así reaccionamos muchos en la vida real, Internet solo nos da vía libre para demostrar en público y con un clic lo energúmenos que somos.

Advertisement

De todo esto, lo mejor es la imperdible reflexión de Hale tras lo ocurrido:

Internet está lleno de nerds que están desesperados por 1) demostrar su amor por la ciencia y 2) dejar patente su superioridad sobre los demás. Les he dado a todos la oportunidad de hacer ambas cosas, al mismo tiempo.

Amén.

Puedes leer aquí el artículo completo de Michael Hale explicando lo ocurrido.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)