Imagen: WWF-Aus

En el hipotético caso de que la población de una especie animal comenzara a convertirse en el mismo sexo, esa especie estaría seriamente amenazada. Esto es lo que está ocurriendo precisamente con las tortugas verdes marinas. Las altas temperaturas parecen estar convirtiendo el 99% en hembras.

Se da la circunstancia de que estas tortugas no se convierten en machos o hembras debido a los cromosomas sexuales, como los humanos y la mayoría de los otros mamíferos, en cambio, la temperatura exterior de un huevo de tortuga influye en el sexo del embrión en crecimiento. Y esta extraña peculiaridad biológica pone en peligro su futuro en un mundo más cálido, según los investigadores.

Advertisement

De hecho, algunas poblaciones de tortugas marinas ya están tan sesgadas por el calor que los reptiles jóvenes son casi exclusivamente hembras, según un nuevo informe de la revista Current Biology. Tal y como explica el biólogo David Owens:

Este es uno de los documentos de conservación más importantes de la década. No pasará mucho tiempo, tal vez en el transcurso de un siglo, hasta que no haya suficientes machos en las poblaciones de tortugas marinas.

Imagen: Wikimedia Commons

Advertisement

En el estudio presentado se examinaron dos poblaciones genéticamente distintas de tortugas de la Gran Barrera de Coral, encontrando que el grupo del norte de unos 200.000 animales, era abrumadoramente femenino. Mientras que la población del sur era del 65%/69% hembras, las del grupo del norte representaban el 99.1% de los jóvenes, el 99.8% de los “casi” adultos, y el 86.8% de los adultos. Según el estudio:

La combinación de nuestros resultados con los datos de temperatura muestra que las colonias de tortugas verdes del norte de la Gran Barrera del Coral han estado produciendo principalmente hembras durante más de dos décadas y que la feminización completa de esta población se acerca en el futuro cercano.

Según explican en el trabajo, “es evidente que el cambio climático representa una grave amenaza para la persistencia de estas poblaciones”. Para Dermot O’Gorman, director de World Wildlife Fund Australia, los resultados son “una clara señal del impacto del cambio climático que necesita de una acción urgente”.

Advertisement

En el caso de las tortugas, las soluciones a corto plazo son realmente insólitas. Los científicos creen que la construcción de una especie de paraguas gigante, un toldo en la mayoría de las playas de nidación conocidas, podría reducir la temperatura de la arena. Una lucha contra el reloj por salvar una especie que no produce los machos suficientes por culpa de las altas temperaturas. [Current Biology vía The Washington Post]