Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

Microsoft lo ha conseguido. El martes tuve mi primera oportunidad de probar las HoloLens 2 y despu√©s de deslizarlas sobre mi cabeza y dedicar un momento a calibrar el seguimiento de los ojos, pude moverme por la habitaci√≥n e interactuar con objetos hechos de luz. Participar en este mundo de realidad aumentada se sent√≠a incre√≠blemente natural. Vi un helic√≥ptero flotando sobre un sof√° de verdad y cuando lo alcanc√©, la caja invisible en la que se encontraba empez√≥ a brillar en los bordes y pude arrastrarla y estirarla para hacer que el helic√≥ptero fuera m√°s grande o m√°s peque√Īo. Con un pellizco y un giro, lo hice dar vueltas. No hab√≠a nada en mis manos. Ni guantes ni mandos especiales. Las HoloLens 2 rastrearon mis dedos y sab√≠an exactamente qu√© hacer. La interacci√≥n fue perfecta. Y de pronto, qued√≥ claro que ninguna persona normal podr√° comprar las HoloLens a corto plazo.

Advertisement

Las primeras HoloLens fueron una promesa. Cada a√Īo despu√©s de su anuncio, Microsoft las promocionaba en el escenario de su conferencia anual de desarrolladores, Build, como si el futuro de la inform√°tica estuviera a la vuelta de la esquina. Como si Microsoft estuviera prepar√°ndose para equiparnos a todos con gafas enormes y convertirnos en un mundo libre de monitores y grandes torres de ordenador.

Pero luego comenzó a parecer una broma. En 2017, incluso nos preguntamos dónde diablos estaba ese futuro prometido. Bueno, resulta que Microsoft había cambiado las aspiraciones de nuestros hogares a fábricas y grandes entornos corporativos. En 2018, cuando asistí a Build, fui a varias demostraciones de HoloLens, y todas se centraban en lo buena herramienta que era HoloLens para las personas que trabajan en fábricas o que reparan maquinaria pesada.

La semana pasada, en el Mobile World Congress, Microsoft finalmente mostr√≥ las HoloLens 2 y la mayor parte de la conversaci√≥n fue, una vez m√°s, sobre d√≥nde podr√≠an usarse las gafas AR. El foco estaba en esas f√°bricas. En lugares de negocios donde las herramientas especializadas que te hacen parecer tonto son realmente √ļtiles. Tambi√©n estaba all√≠ el producto real, una pieza impresionante de hardware y una actualizaci√≥n significativa respecto a las HoloLens originales.

Advertisement

Cómo es usar las HoloLens 2

Las HoloLens 2 tienen un campo de visión más amplio que las HoloLens originales, casi comparable con las Magic Leap One. El campo de visión es esencialmente el espacio que puedes ver en realidad aumentada. Las HoloLens originales tenían un campo de visión de 30 grados por 17.5, mientras que las Magic Leap One tenían un campo de visión de 40 grados por 30. Las HoloLens 2 tienen un campo de visión de 43 grados por 29. Pero el campo de visión promedio del ser humano es de 220 grados, así que las HoloLens 2 tienen camino por recorrer. Por ahora son solo una ventana a un mundo de realidad virtual. Acércate a un objeto AR y verás partes cortadas a medida que salen de ese campo.

Advertisement

Aun as√≠, el campo de visi√≥n de las HoloLens 2 es impresionante. Magic Leap logra im tama√Īo similar a trav√©s de una nueva tecnolog√≠a radical que impresion√≥ a los inversores que inyectaron miles de millones enla compa√Ī√≠a. Microsoft propuso su propia alternativa: disparar l√°seres a espejos superr√°pidos que dispersan la luz a trav√©s de las lentes reflectantes y crean los objetos AR.

Advertisement

Es una soluci√≥n inteligente que permite un campo de visi√≥n m√°s grande que las HoloLens originales al tiempo que ocupa menos espacio para que Microsoft pueda colocar m√°s sensores y c√°maras en la parte frontal. (La parte posterior de las gafas contiene el ordenador y la bater√≠a que alimenta toda esta maldita cosa). Las gafas son c√≥modas y est√°n bien equilibradas, y tiene suficientes sensores para rastrear tus manos (√ļtil para las interacciones sin mando) y tus ojos (√ļtil para hacer que los objetos de AR reaccionen de forma m√°s natural y no parezcan cosas atascadas en una pantalla semitransparente a dos cent√≠metros de tus ojos).

Pero la decisión de Microsoft de usar láseres, que proporcionan luz de color en longitudes de onda muy estrechas (en comparación con las pantallas LED tradicionales), presenta un problema. Un tipo de cambio de color también conocido como metamerismo. Cuanto más estrecha sea la longitud de onda de la luz, más probable será que tu ojo y mi ojo puedan percibir la misma longitud de onda del color de manera diferente. Combinado con la forma en que los espejos dispersan la luz, también significa que las gafas que probé tienen algunos problemas de cambio de color, casi como si estuviera viendo unos cromos con hologramas.

Advertisement

Greg Sullivan, Director de Comunicaci√≥n de Microsoft, me dijo que este no era el software final y que a√ļn quedaba trabajo por hacer en la pantalla para solucionar estos problemas de cambio de color, lo que resume la tecnolog√≠a de realidad aumentada en general. La barrera de las gafas m√°s peque√Īas est√° en c√≥mo se muestra la informaci√≥n, no en c√≥mo interactuamos con los objetos creados o incluso en c√≥mo los objetos son creados por las gafas. La tecnolog√≠a de la pantalla tiene mucho trabajo por hacer antes de que estas gafas puedan llegar a un tama√Īo que las haga plausibles para que¬†personas normales las usen con regularidad.

Advertisement

Por qué no están listas para ti

Las HoloLens 2 realizan un tipo de computaci√≥n completamente nuevo, por lo podr√≠as pensar que la forma en que interactuamos con ellas es la parte dif√≠cil, al igual que nos llev√≥ a√Īos encontrar la GUI definitiva en ordenadores de escritorio. Pero Microsoft pr√°cticamente ha perfeccionado la forma en que interactuamos con la realidad aumentada y todos, especialmente Magic Leap, deber√≠an prestar atenci√≥n a los problemas que ha solucionado el HoloLens 2.

Advertisement

Y debemos ser conscientes de los problemas pendientes que quedan. La utilidad de la AR es demasiado limitada para que valga la pena para una persona promedio. No quiero usar unas gafas gigantes mientras cocino sola para ver los pasos de la receta sin mirar mi ordenador. Prefiero recibir un pu√Īetazo que usarlo en la calle solo para ver qu√© direcci√≥n debo tomar cuando me dirijo a una reuni√≥n en una parte desconocida de la ciudad. Y s√≠, la AR podr√≠a ser √ļtil desde ya, pero la tecnolog√≠a a√ļn no es lo suficientemente buena como para que alguno de nosotros quiera usarla.

Advertisement

Ciertamente, parece que tendremos que esperar un poco m√°s para las HoloLens 2. Todav√≠a estamos en los primeros d√≠as de la AR, algo que incluso Sullivan de Microsoft admiti√≥. Magic Leap parece sugerir que el cambio a abrazar a AR vendr√° en un gran salto, pero Microsoft est√° optando por pasos incrementales m√°s peque√Īos.