De todas las teor√≠as que tratan de explicar el origen de la Luna, la m√°s plausible es que nuestro sat√©lite se form√≥ por agregaci√≥n de grandes fragmentos producto de una colisi√≥n entre un enorme planetoide conocido como Theia o Tea, y nuestro propio planeta. Un detallado estudio acaba de confirmar que esa teor√≠a es cierta. Tea existi√≥, y choc√≥ con nuestro planeta hace 4.500 millones de a√Īos.

Científicos de la Universidad de Göttingen, en Alemania, han examinado la composición de isótopos de oxígeno, titanio, silicio y otros elementos de los fragmentos de roca traídos a la Tierra en las misiones Apolo 11, 12 y 16. Por los resultados del análisis, publicados ahora en la revisa Science, se sabe que cada planeta de nuestro sistema solar tiene una proporción de isótopos diferente y característica. La hipótesis del equipo de Göttingen era que, si Theia existió su composición tiene que ser diferente a la de la Tierra, y si la Luna se formó con fragmentos de ese planeta después de colisionar con el nuestro, podrían encontrarse en su superficie.

Las primeras muestras que analizaron corresponden a fragmentos de meteoritos lunares, pero el contacto con el agua de nuestro planeta hizo que las muestras no fueran válidas al variar su composición de isótopos.

Advertisement

Los investigadores tuvieron m√°s suerte al pedir prestados a la NASA fragmentos de roca de las misiones Apolo. Gracias a esos fragmentos, han podido determinar que la Luna est√° compuesta en su mayor parte (entre un 70 y un 90%) de rocas provenientes de Theia. El resto son fragmentos de nuestro propio planeta. El estudio acaba de publicarse en la revista Science. [Science]

Foto inferior: Recreación artística del choque entre Tea y la Tierra. / NASA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)