GIF: śģ∑śģ∑Ś≠źťł£ (v√≠a NYTimes)

Un tren verde llegó a la estación de Pekín entre fuertes medidas de seguridad el lunes por la noche. Hasta que no regresó a Pyongyang, no hubo confirmación oficial de que en su interior viajaban Kim Jong-un, su esposa y todo su séquito para encontrarse con el presidente de China.

El tren de Kim Jong-un, muy similar al que usaba su padre para sus viajes oficiales al extranjero, entró a China por la frontera de Dandong. Llevaba 21 vagones con las ventanas tintadas y el sello distintivo de los vehículos a prueba de balas que emplean los líderes norcoreanos para su transporte.

Advertisement

Seg√ļn la prensa de Corea del Sur, Kim Jong-un tiene a su disposici√≥n 90 vagones de alta seguridad, cada uno de los cuales est√° blindado. Esto implica que cualquiera de sus trenes pesa varias toneladas m√°s de lo normal, lo que hace que vaya m√°s lento. Se estima que el convoy norcoreano alcanza una velocidad m√°xima de 60 kil√≥metros por hora.

El tren de Kim Jong-il llegando a Rusia en 2002 y una foto de su interior
Photo: AP

De acuerdo con el mismo reportaje surcoreano, que se basa en información clasificada, tres trenes operan a la vez en los escasos viajes del líder: uno de seguridad, uno para el dictador y un tercero para guardaespaldas y suministros adicionales. Un centenar de agentes viajan en el tren de seguridad, que va siempre por delante y se encarga de inspeccionar las vías y las estaciones de ferrocarril en busca de bombas y otras amenazas. También hay helicópteros y aviones militares vigilando desde el aire.

Advertisement

Lo poco que se sabe del interior del tren proviene de v√≠deos p√ļblicos de la televisi√≥n estatal norcoreana y de lo que cuentan los pocos funcionarios extranjeros que pudieron viajar en √©l durante el r√©gimen de Kim Jong-il. En una de las fotos de arriba puede intuirse un sal√≥n de audiencias con asientos de lujo, y en este clip televisado vemos un comedor rodeado de ventanas tintadas en el que destaca una larga mesa blanca:

El oficial ruso Konstantin Pulikovsky, que estuvo en aquel viaje de 2011 con Kim Jong-il, dijo que para comer le dieron la opción de elegir cualquier cualquier plato de la cocina rusa, china, coreana, japonesa o francesa.

Advertisement

Como explica el New York Times, Kim Jong-il tenía miedo a volar y prefería viajar en tren en sus escasas visitas oficiales. El vagón que usaba como oficina durante sus viajes en tren se encuentra en el Palacio del Sol de Kumsusan en Pyongyang (el mismo que sirve de mausoleo para sus restos). Estaba decorado con un escritorio sobre el que había un ordenador.

[The New York Times]