Photo: George Ruiz (Flickr)

A nadie le gusta un vuelo de larga distancia, pero la hora de la comida tiene su gracia. La comida en sí nunca es gran cosa, pero ya está pagada, así que no te sientes culpable de comerte hasta la mantequilla. Lo que quizá no sabías es que, si te quedas con hambre, puedes repetir de forma gratuita.

SegĂşn Travel & Leisure, esto es cierto para la mayorĂ­a de las aerolĂ­neas siempre que haya sobrado el plato de tu elecciĂłn:

Si un pasajero se siente un poco ansioso en el vuelo, la tripulación generalmente hará todo lo posible por ajustarse a sus necesidades.

“Las solicitudes de comida adicional de los pasajeros no son rechazadas. Los pasajeros que soliciten una comida adicional recibirán una, dependiendo de su disponibilidad”, dijo un portavoz de Aeroflot.

Del mismo modo, un vocero de British Airways aseguró que las solicitudes son bastante raras, pero que si un cliente solicitase repetir, la tripulación “tendría en cuenta su petición si fuera posible”.

Una portavoz de Virgin Atlantic confirmó que esta también es su política.

Lo normal es que los pasajeros calmen su apetito con una bolsa extra de galletas saladas, pero si pides repetir otro plato caliente, lo más probable es que te lo traigan sin más. Solo tienes que esperar a que termine el servicio para que la tripulación sepa con seguridad si ha sobrado comida.

Advertisement

Ahora bien, ¿por qué querrías atiborrarte de comida en un espacio tan pequeño? Para ahorrarte unos dólares en restaurantes o porque tienes un horario muy ajustado una vez en tierra, por ejemplo. La cuestión es que puedes hacerlo (y nadie te mirará raro, salvo quizá el pasajero de al lado).

Hay quien sostiene que deberías evitar las comidas copiosas durante el vuelo para luchar contra el jet lag, pero ¿quién dice que no a una comida que ya has pagado? Eso sí, deberías elegir la opción más ligera del menú si no quieres verte obligado a usar el incómodo inodoro del avión.

[The Telegraph vĂ­a Travel & Leisure]