Hace poco descubr√≠amos que la √ļltima entrega de la franquicia Call of Duty iba a funcionar a menor resoluci√≥n en Xbox One que en PS4. En la primera, la imagen se iba a escalar a 1080p desde 720p, mientras que en PS4 corre de manera nativa en 1080p. Hoy, responsables del estudio Infinity Ward nos ofrecen una explicaci√≥n m√°s detallada.

El productor del estudio, Mark Rubin, ha explicado a Eurogamer que, para que el juego funcionara de manera fluída a 60 fotogramas por segundo como ellos querían, se vieron obligados a recortar parte del detalle gráfico.

Rubin a√Īade que no es un problema de potencia gr√°fica exactamente. En Infinity Ward han ejecutado Call of Duty: Ghosts a 1080p. El problema es c√≥mo gestionan sus recursos gr√°ficos las dos consolas o, m√°s bien, d√≥nde est√°n esos recursos. La computaci√≥n en red de la que presume Xbox One, y que se supone que permitir√° su crecimiento ininterrumpido, es una ventaja que s√≥lo comenzar√° a brillar cuando los programadores se acostumbren a usarla y la propia plataforma est√© ya implantada y en funcionamiento.

Rubin no cree que una consola sea mejor que la otra. Simplemente, a√Īade, a√ļn es muy pronto como para que los juegos de PS4 o de Xbox One logren exprimir al m√°ximo las posibilidades de hardware de ambas m√°quinas. [Eurogamer]