Ilustración: Jim Cooke

En la era de Tinder, Match y OKCupid practicamos menos sexo que hace 25 a√Īos. Y es un fen√≥meno generalizado, que afecta a personas de cualquier g√©nero, raza, educaci√≥n o situaci√≥n laboral. Pero en especial a los casados.

Un nuevo estudio publicado por la revista Archives of Sexual Behavior recoge datos de la gigantesca General Social Survey (GSS) para trazar la frecuencia sexual de los adultos estadounidenses entre 1989 y 2014. La investigaci√≥n revela que hoy tienen un promedio de nueve relaciones sexuales menos al a√Īo que en los 90, entre otras cosas porque hay m√°s personas sin pareja.

Pero lo preocupante es la frecuencia sexual de las personas casadas y de los que viven en pareja, que ha disminuido una media de 18 relaciones sexuales al a√Īo. En 1990, los casados ten√≠an en torno a 73 relaciones sexuales al a√Īo, mientras que en 2014 el n√ļmero baj√≥ a 55. Ese a√Īo, las personas solteras tuvieron una media de 59 relaciones sexuales: quedaron por encima.

Se ha perdido la ‚Äúventaja del matrimonio‚ÄĚ que llevaba a quienes viven en pareja a tener m√°s relaciones, pues siempre tienen un compa√Īero a mano. ¬ŅQu√© ha pasado? El estudio sugiere que las parejas estables est√°n demasiado ocupadas para practicar sexo. Se llevan trabajo o distracciones a la cama con sus port√°tiles y smartphones, ajenos a la persona que est√° a su lado.

Tambi√©n est√°n menos felices en general, m√°s deprimidos (y tomando m√°s antidepresivos). Un estado mental que no se presta a la excitaci√≥n sexual. El estudio descarta que el mayor consumo de pornograf√≠a tenga que ver con la tendencia a la baja. Como nota final, los datos muestran el promedio de la poblaci√≥n ‚ÄĒt√ļ puedes esforzarte para quedar por encima de la media.

Advertisement

[Archives of Sexual Behavior vía Mashable]