El pasado martes, el oficial de la polic√≠a brasile√Īa Antonio Marcos da Silva Figueiredo fue abatido a tiros en la ciudad de Belem, al norte del pa√≠s. Antes del amanecer del d√≠a siguiente, otras nueve personas m√°s fueron asesinadas. Las muertes se precedieron de una serie de extra√Īos mensajes de advertencia en WhatsApp y en otras redes sociales que ahora la polic√≠a est√° investigando.

Los mensajes, curiosamente, no eran amenazas contra las víctimas, sino advertencias a los habitantes de ciertas zonas de que no salieran a la calle esa noche. Los WhatsApp, de procedencia anónima, mostraban textos como estos:

No vayáis a Guama, Canudos o Terra Firme esta noche. No es seguro. Uno de nuestros policías ha sido asesinado y vamos a limpiar la zona.

No nos van a parar. Ni siquiera el coronel. Los chicos andan sueltos. Es mejor que os quedéis en casa y no vayáis por los callejones.

Los mensajes han sembrado el miedo entre los 1,4 millones de habitantes de la ciudad portuaria hasta el punto de que la polic√≠a ha tenido que salir al paso desmintiendo algunos de los mensajes, que llevan desde entonces circulando por las redes sociales. Muchos de ellos incluso iban acompa√Īados del hashtag #ChacinaEmBelem (Masacre en Belem) y fotos de las supuestas v√≠ctimas.

Los mensajes sugieren que los cr√≠menes han sido cometidos por grupos de polic√≠as que se han tomado la justicia por su mano en venganza por el asesinato de Antonio Marcos da Silva Figueiredo, pero no hay a√ļn evidencias al respecto y las investigaciones contin√ļan. Seg√ļn explica la corresponsal de la BBC en Brasil, Camilla Costa, no es la primera vez que sucede algo semejante. A principios de a√Īo, el asesinato de un polic√≠a en la ciudad de Campinas se sald√≥ con 12 muestres supuestamente perpetradas por polic√≠as fuera de servicio. No obstante, el uso de redes sociales para advertir a la poblaci√≥n es una estrategia nueva y tradicionalmente asociada a las bandas criminales no a supuestas vendettas de la polic√≠a.

Advertisement

Las tensiones entre bandas criminales y polic√≠a en Belem contin√ļan, y no se descarta que haya m√°s asesinatos. La ciudad tiene una tasa anual de 45 asesinatos por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la media nacional de 25 asesinatos por cada 100.000. Seg√ļn el Wall Street Journal, la polic√≠a brasile√Īa mata a 1 de cada 229 detenidos. Muchos de estos casos a√ļn est√°n sin resolver. [v√≠a BBC y WSJ]

Portada: Polic√≠as brasile√Īos patrullan la favela de Cantagalo, en Rio, durante las √ļltimas elecciones de octubre. Foto: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)