Imagen: Paul Sellen

La escena que ha dejado perplejos a los cient├şficos tuvo lugar en la Formaci├│n Jinju, un ├írea geol├│gica de Corea del Sur desde la era Mesozoica, hace entre 252 y 66 millones de a├▒os. All├ş encontraron dos f├│siles de ara├▒a cuyos ojos en la oscuridad a├║n reflejaban luz 110 millones de a├▒os despu├ęs de su muerte.

Los investigadores del Instituto de Investigaci├│n Polar de Corea y la Universidad de Kansas encontraron hasta 10 nuevos f├│siles de ara├▒as en la zona. Sin embargo, lo que literalmente les ha dejado sin palabras son los ojos de estas ara├▒as que todav├şa brillan. Seg├║n contaba Paul Selden, ge├│logo de la Universidad de Kansas:

Debido a que estas ara├▒as se conservaron en extra├▒as manchas finas en la roca oscura, lo que fue inmediatamente obvio fue su gran tama├▒o de ojos brillantemente marcados. Me di cuenta de que esto debe haber sido la tapeta (tapetum lucidum), que es una estructura reflectante en un ojo invertido donde la luz entra y se revierte a las c├ęlulas de la retina.

Advertisement

Esta tapeta l├║cida viene a ser una capa de tejido situada en la parte posterior del ojo de algunos animales. Act├║a como un espejo que refleja los rayos luminosos, incrementando as├ş la luz disponible para los fotoreceptores y mejorando la visi├│n en condiciones de escasa luminosidad. Por tanto, la estructura ayuda a la visi├│n nocturna, de hecho, es la que hace que los ojos de un gato se vean tan misteriosamente brillantes en la oscuridad.

Los investigadores creen que esta es la primera preservaci├│n de la estructura en un ojo de ara├▒a en todo el registro f├│sil. Seg├║n Selden:

En las ara├▒as, las que se ven con ojos muy grandes son ara├▒as saltadoras, pero sus ojos son ojos normales, mientras que las ara├▒as lobo (Lycosidae) en la noche, se ven sus ojos reflejados en la luz como gatos. Por tnto, los depredadores que cazan de noche tienden a usar este tipo de ojo diferente. Esta fue la primera vez que se encontr├│ una tapeta en f├│siles.

Es bueno tener caracter├şsticas excepcionalmente bien conservadas de la anatom├şa interna como la estructura de los ojos, en realidad, no es frecuente que se consiga algo as├ş en un f├│sil.

Lo cierto es que la mayor├şa de las ara├▒as antiguas se han descubierto en ├ímbar principalmente porque ayuda a preservar los cuerpos blandos de los ar├ícnidos. Sin embargo, el equipo cree que si se hubieran encontrado estas ara├▒as, que se llamaron Koreamegops samsiki y Jinjumegops dalingwateri, en ├ímbar, la tapeta podr├şa haberse perdido. Seg├║n Selden:

No tienen un revestimiento duro, por lo que se descomponen muy f├ícilmente. Tiene que ser una situaci├│n muy especial donde se lavaron en un cuerpo de agua. Normalmente, flotaban. Pero aqu├ş, se hund├şan, y eso las manten├şa alejadas de las bacterias en descomposici├│n. Estas rocas tambi├ęn est├ín cubiertas de peque├▒os crust├íceos y peces, as├ş que tal vez hubo alg├║n evento catastr├│fico como una floraci├│n de algas que las atrap├│ y las hundi├│, aunque esto es una conjeturaÔÇŁ

Advertisement

Sea como fuere, encontrar estos 10 nuevos espec├şmenes de ara├▒a es una gran victoria para la ciencia y la propia diversidad de ar├ícnidos del per├şodo Cret├ícico. Y por razones totalmente desconocidas, un par de estas ara├▒as se fosilizaron en una forma ├║nica donde las estructuras de sus ojos siguen reflejando la luz 110 millones de a├▒os despu├ęs, incluso en su forma petrificada. [Journal of Systematic Palaeontology┬áv├şa ScienceAlert]