Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los ojos de esta araña todavía brillan aunque murió hace más de 110 millones de años

Imagen: Paul Sellen

La escena que ha dejado perplejos a los científicos tuvo lugar en la Formación Jinju, un área geológica de Corea del Sur desde la era Mesozoica, hace entre 252 y 66 millones de años. Allí encontraron dos fósiles de araña cuyos ojos en la oscuridad aún reflejaban luz 110 millones de años después de su muerte.

Los investigadores del Instituto de Investigación Polar de Corea y la Universidad de Kansas encontraron hasta 10 nuevos fósiles de arañas en la zona. Sin embargo, lo que literalmente les ha dejado sin palabras son los ojos de estas arañas que todavía brillan. Según contaba Paul Selden, geólogo de la Universidad de Kansas:

Debido a que estas arañas se conservaron en extrañas manchas finas en la roca oscura, lo que fue inmediatamente obvio fue su gran tamaño de ojos brillantemente marcados. Me di cuenta de que esto debe haber sido la tapeta (tapetum lucidum), que es una estructura reflectante en un ojo invertido donde la luz entra y se revierte a las células de la retina.

Advertisement

Esta tapeta lúcida viene a ser una capa de tejido situada en la parte posterior del ojo de algunos animales. Actúa como un espejo que refleja los rayos luminosos, incrementando así la luz disponible para los fotoreceptores y mejorando la visión en condiciones de escasa luminosidad. Por tanto, la estructura ayuda a la visión nocturna, de hecho, es la que hace que los ojos de un gato se vean tan misteriosamente brillantes en la oscuridad.

Los investigadores creen que esta es la primera preservación de la estructura en un ojo de araña en todo el registro fósil. Según Selden:

En las arañas, las que se ven con ojos muy grandes son arañas saltadoras, pero sus ojos son ojos normales, mientras que las arañas lobo (Lycosidae) en la noche, se ven sus ojos reflejados en la luz como gatos. Por tnto, los depredadores que cazan de noche tienden a usar este tipo de ojo diferente. Esta fue la primera vez que se encontró una tapeta en fósiles.

Es bueno tener características excepcionalmente bien conservadas de la anatomía interna como la estructura de los ojos, en realidad, no es frecuente que se consiga algo así en un fósil.

Advertisement

Lo cierto es que la mayoría de las arañas antiguas se han descubierto en ámbar principalmente porque ayuda a preservar los cuerpos blandos de los arácnidos. Sin embargo, el equipo cree que si se hubieran encontrado estas arañas, que se llamaron Koreamegops samsiki y Jinjumegops dalingwateri, en ámbar, la tapeta podría haberse perdido. Según Selden:

No tienen un revestimiento duro, por lo que se descomponen muy fácilmente. Tiene que ser una situación muy especial donde se lavaron en un cuerpo de agua. Normalmente, flotaban. Pero aquí, se hundían, y eso las mantenía alejadas de las bacterias en descomposición. Estas rocas también están cubiertas de pequeños crustáceos y peces, así que tal vez hubo algún evento catastrófico como una floración de algas que las atrapó y las hundió, aunque esto es una conjetura”

Advertisement

Sea como fuere, encontrar estos 10 nuevos especímenes de araña es una gran victoria para la ciencia y la propia diversidad de arácnidos del período Cretácico. Y por razones totalmente desconocidas, un par de estas arañas se fosilizaron en una forma única donde las estructuras de sus ojos siguen reflejando la luz 110 millones de años después, incluso en su forma petrificada. [Journal of Systematic Palaeontology vía ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key