Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los satélites de SpaceX podrían afectar seriamente a la capacidad de los astrónomos para explorar el espacio

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: MADS CLAUS RASMUSSEN/Ritzau Scanpix/AFP

El sueño de Elon Musk de una Tierra rodeada por enjambres de satélites sobrevolando nuestra órbita terrestre baja, un proyecto conocido como Starlink, resulta ser una pesadilla para los astrónomos y para cualquiera que sea un aficionado a las estrellas. Un nuevo informe sobre los muchos desafíos que plantea Starlink sugiere que el mejor escenario para los astrónomos es que SpaceX abandone el proyecto por completo.

Advertisement

Durante el taller Satellite Constellations 1 (también conocido como Satcon1), celebrado hace unas pocas semanas, se reunió un comité de expertos de 250 personas, entre los que se encontraban astrónomos, ingenieros, operadores de satélites comerciales y otras empresas del sector. La misión de Satcon1 era investigar los problemas con las constelaciones de satélites, o lo que es lo mismo, con el proyecto Starlink.

Una constelación de satélites es un grupo de satélites que trabajan juntos para dar una cobertura constante a una determinada parte del planeta. Así es como funciona por ejemplo el GPS. Starlink comenzó como una red de 60 satélites hace poco más de un año y ahora tiene 538 unidades ahí arriba, según asegura TechCrunch. Su propósito, algún día, será proporcionar Internet de alta velocidad a todo el planeta. La compañía dice que necesita tener al menos 800 satélites para que esta función esté operativa, pero planea tener al menos 12000 unidades.

Advertisement

La American Astronomical Society detalla todo lo que está en juego en su comunicado de prensa sobre el taller:

Cuando SpaceX lanzó su primera tanda de 60 satélites de comunicación Starlink en mayo de 2019 y personas de todo el mundo los vieron surcando el cielo, los astrónomos lanzaron la voz de alarma. Los satélites Starlink no solo eran más brillantes de lo que nadie se había llegado a imaginar, sino que podría haber decenas de miles como ellos. A medida que atraviesen el campo de la cámara del telescopio Rubin, afectarán a la imagen que capta este telescopio de 8,4 metros de los débiles objetos celestes que los astrónomos esperan estudiar con él.

“El Observatorio Rubin y los telescopios gigantes de 30 metros que estarán en funcionamiento durante la próxima década mejorarán sustancialmente la comprensión del cosmos por parte de la humanidad”, dice el copresidente de SATCON1, Jeff Hall, del Observatorio Lowell y presidente del Comité AAS sobre contaminación lumínica, interferencias de radio y basura espacial. “Por razones de gasto, mantenimiento e instrumentación, estas instalaciones no pueden operarse desde el espacio. La astronomía terrestre es, y seguirá siendo, vital y relevante”.

Advertisement

El astrónomo Julien Giard del Space Telescope Science Institute destacó una imagen tomada por el astrofotógrafo Daniel López que muestra cuán intrusivos pueden ser estos satélites:

Advertisement

Las conclusiones del taller fueron duras. Si bien los científicos son los primeros en estar de acuerdo en que el acceso generalizado a un Internet de alta velocidad es un objetivo digno, descubrieron que actividades científicas tan valiosas como las “búsquedas de asteroides y cometas que amenazan la Tierra, los objetos del sistema solar exterior y las fuentes de ondas gravitacionales” se verían afectados por la presencia de estos satélites. Aquí están sus seis soluciones al problema:

  1. Lanzar menos o ningún LEOsat. Por poco práctico que sea, esta es la única opción identificada que puede lograr un impacto astronómico cero.
  2. Desplegar satélites en altitudes orbitales no superiores a ~600 km.
  3. Oscurecer los satélites o utilizar parasoles para ensombrecer sus superficies reflectantes.
  4. Controlar la orientación de cada satélite en el espacio para reflejar menos luz solar hacia la Tierra.
  5. Minimizar o eventualmente eliminar el efecto de las estelas de los satélites durante el procesamiento de imágenes astronómicas.
  6. Poner a disposición de los satélites información orbital más precisa para que los observadores puedan evitar apuntar sus telescopios hacia ellos.
Advertisement

Actualmente, SpaceX está experimentando con viseras solares que atenuarían el brillo inusual de estos objetos, aunque estas viseras solo se desplegarán en 58 de los más de 500 que hay ya actualmente en órbita. Hay ya planeado un Satcon2 para mediados de 2021 cuya intención es elaborar posibles recomendaciones para establecer nuevas políticas y regulaciones. El director del NOIRLab, Patrick McCarthy, dijo en el comunicado de prensa que, con suerte, la ciencia y la industria podrán trabajar juntas:

“Espero que el compañerismo y el espíritu de asociación entre los astrónomos y los operadores de satélites comerciales se amplíe para incluir a más miembros de ambas comunidades y que siga demostrando ser una colaboración útil y productiva. También espero que los hallazgos y recomendaciones del informe SATCON1 sirvan como pautas tanto para los observatorios como para los operadores satelitales mientras trabajamos hacia una comprensión más detallada de los impactos y las mitigaciones y así aprender a compartir el cielo, uno de los tesoros incalculables de la naturaleza”.

Share This Story

Get our newsletter