Windows 10 es un gran (gran) sistema operativo. Es uno de los mejores que Microsoft ha hecho nunca y, por si fuera poco, es gratis. En lugar de dejar que sus virtudes hablen por s√≠ solas, la compa√Ī√≠a ha pasado cerca de un a√Īo intentando que todo el mundo actualice, a veces con t√©cnicas bastante sucias.

Advertisement

El principal problema est√° con un men√ļ autom√°tico que parece en todo PC con una licencia original de Windows y que informa al usuario acerca de la posibilidad de instalar la nueva versi√≥n del sistema.

Si este dec√≠a que s√≠, normalmente no encontraba problema, pero si dec√≠a que no le tocaba enfrentarse a meses de tortura con una sucesi√≥n de cuadros de di√°logo, cada vez m√°s insistentes, inst√°ndole a actualizar o incluso a descargar (que no instalar) los archivos necesarios, ocupando espacio in√ļtilmente en el disco duro.

Advertisement

La gota que colm√≥ el vaso fue uno de los √ļltimos cuadros en los que Microsoft ocult√≥ h√°bilmente el siguiente mensaje:

‚ÄúSi haces clic en OK o aprietas la X roja, est√°s listo para actualizar y no necesitas hacer nada m√°s‚ÄĚ

Como es lógico, muchos usuarios leían rápidamente el mensaje y bien por instinto o por memoria mecánica cerraban el cuadro de diálogo apretando la universal X roja de cerrar ventana. Y eso era todo. Al siguiente reinicio el usuario vería una bonita herramienta de configuración de Windows 10 dándole la bienvenida a la nueva versión.

Advertisement

Ahora, y por fin, parece que tras este √ļltimo movimiento ampliamente criticado Microsoft va a modificar el cuadro de di√°logo ofreciendo tres opciones muy simples: bien actualizar en ese mismo momento, bien escoger la hora y el d√≠a de la actualizaci√≥n o bien simplemente declinar la oferta y quedarse en la versi√≥n actual.

Advertisement

La actualizaci√≥n gratis a Windows 10 solo dura, t√©cnicamente, un a√Īo. A partir del 29 de julio todos los usuarios tendr√°n que pagar por √©l. Puede decirse por tanto que es una medida que llega extremadamente tarde y probablemente una vez que Microsoft ha conseguido su objetivo: obligar a sus usuarios a actualizar forzosamente a la nueva versi√≥n, a√ļn jugando sucio o enga√Īando.

Si un usuario ha conseguido esquivar durante 11 meses todos los mensajes, como en una irónica partida del buscaminas, dudo mucho que este botón vaya a aportarle ninguna utilidad más allá de la simple, pero necesaria, tranquilidad de no ver aparecer Windows 10 tras un reinicio inesperado.

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.