Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Microsoft lo ha dado todo, y el resultado es la mejor Xbox de la historia

Microsoft lo ha dado todo, y el resultado es la mejor Xbox de la historia

A finales de la década de 1990, un grupo de ingenieros de Microsoft comenzó a manipular los antiguos portátiles Dell con la esperanza de crear una consola basada en la tecnología DirectX de Microsoft. La idea era crear una caja para gaming que mostrara el potencial de la empresa de software, pero sin la necesidad de una PC potente con Windows. Los ingenieros tuvieron algo de éxito: DirectX Box finalmente se convirtió en la Xbox, y cuando se lanzó, fue notable no solo por su potencia y gráficos increíbles, sino también por su gran interior compuesto en gran parte de hardware de PC.

He estado pensando mucho en eso mientras estuve siguiendo el desarrollo de la Xbox Series X, porque este sistema también usa componentes de PC. Se siente como un descendiente natural, y quizás el más directo, de esa increíble máquina. Esta es una demostración de lo que puede hacer una de las mayores empresas de tecnología al simplificar el acceso a los juegos para las personas que no quieren el costo o la molestia de una PC. Y me encanta.

La Xbox Series X es la más cara de las dos consolas de nueva generación de Microsoft. En los materiales suministrados a los encargados de analizarlas, la empresa se refiere a ellas como Xbox Series X|S. No entremos en lo divertido que sería intercambiar esas dos letras y centrarnos en las consolas. Son más diferentes de lo que pensaba. La Series X es mucho más grande, y eso se debe al reproductor de Blu-Ray UHD incorporado, un SSD personalizado de 1TB y su poderoso chip y sistema. La Series X tiene un procesador AMD Zen 2 personalizado de 8 núcleos a 3.8 GHz y un procesador RDNA2 personalizado de 52 unidades de cómputo (CU) con frecuencia de 1.825 GHz y capaz de 12 TFLOPS. También tiene 16 GB de memoria GDDR6.

En comparación, la Xbox Series S no tiene reproductor de discos, e incluye un SSD de 512 GB, solo 10 GB de memoria GDDR6 y un procesador Zen 2 personalizado de 3,6 Ghz de 8 núcleos con un procesador RDNA2 personalizado de solo 20 CU a 1,565 GHz. Es bastante débil cuando la comparas a su hermana mayor, pero también solo cuesta solo 300 dólares y es mucho más pequeño. Si vas a comprar una Xbox, quizás te gustaría más la Xbox Series X de 500 dólares, porque es realmente una gran consola.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Alex Cranz / Gizmodo.

Es extraordinariamente pragmática en su diseño. Mientras que la Series S tiene un gran dinamismo con el gran anillo de escape negro en la parte delantera y central, y la PS5 parece una especie de máquina de ciencia ficción, la Series X es una caja grande que se apila fácilmente y no hace ningún sonido (especialmente en comparación con la Xbox One X, o la Playstation 4 Pro que a veces suenan como un motor). El único indicio de cierto estilo característico en su diseño es el círculo verde integrado en la ventilación principal de la consola. Solo es visible en ángulo, pero es un detalle agradable, como lo es el propio respiradero de la consola. Sin embargo, ten cuidado con el lugar donde colocas la Series X o la Series S. Ambas consolas emiten mucho calor con sus sistemas de ventilación. Los conductos de ventilación se elevaban hasta 46 grados C y funcionaban como pequeños calentadores cuando se colocaban detrás de mi televisor. Si los coloco en el gabinete debajo de mi televisor, dejaré la puerta del gabinete abierta cuando estén en uso.

Mientras Sony ha hecho mucho énfasis en su nuevo control con gatillos elegantes y hápticos mejorados para su PlayStation 5, Microsoft se ha enfocado en algo que se siente prácticamente similar a los productos de Apple: su facilidad de uso. Cuando enciendes la Xbox por primera vez, te sugiere que descargues la aplicación Xbox para smartphone y muestra un código único en la pantalla. Inicia sesión en la aplicación en su teléfono, ingresa el código y la Xbox iniciará sesión en tu cuenta, encontrará cualquier configuración que hayas tenido anteriormente en otras Xbox y se conectará a tu WiFi. Después, aplicará todas las actualizaciones necesarias. Dejando a un lado la actualización, estaba todo listo para jugar en apenas tres minutos.

Pero la velocidad de la Series X no se limita a la configuración. Microsoft está usando una unidad SSD personalizada para el almacenamiento y una gran cantidad de memoria súper rápida, lo que hace que los juegos se inicien rápidamente. En uso regular, la Series X generalmente estaba lista para comenzar a reproducir antes de que mi televisor hubiera terminado de encenderse. Saltar al juego que había estado jugando recientemente tomó solo siete segundos, ya sea que ese juego fuera Gears 5, optimizado para las Series X|S, o The Outer Worlds, que es simplemente retrocompatible.

Aún más interesante, desconecté la Series X durante aproximadamente 36 horas para hacer algunas evaluaciones comparativas y pruebas en la Series S. Estaba usando el mismo enchufe para ambos, por lo que la Series X estuvo sin energía durante 36 horas. Sin embargo, me permitió volver a entrar en mi juego inmediatamente una vez que lo volví a enchufar, aunque desconectarla desactivó la maravillosa función de reanudación rápida. Esa función guarda tu posición en un juego y le permite saltar entre juegos rápidamente sin ninguna de las largas pantallas de carga que estás acostumbrado a ver al iniciar un juego.

Pero los juegos que arrancan de cero también son rápidos. Gears 5 inició en 41 segundos, The Outer Worlds en 28 y Cuphead en solo 13 segundos. En comparación, Xbox One X arrancó Gears 5 en 1 minuto y 15 segundos insoportables, The Outer Worlds en 44 segundos y Cuphead en 21 segundos. Eso es aproximadamente la mitad del tiempo de inicio en cada caso. Las cargas de nivel después de este primer inicio también tuvieron tiempos reducidos, y en el caso de The Outer Worlds y Gears 5, se cargaron en una quinta parte del tiempo. Ese tiempo de carga de nivel que pasabas tomando una bebida o acariciando al perro se ha ido.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Alex Cranz / Gizmodo.

Por otro lado, espero que te hayas entusiasmado con la gran velocidad de esta consola, porque los días de mejoras gráficas impresionantes de una generación a otra son cosas del pasado. Las mejoras de gráficos, en los juegos que estaban disponibles, estuvieron bien, pero no me dejaron boquiabierta como en algunos saltos de generación anteriores. Gears 5 está básicamente adaptado a la versión Ultra de la versión para PC del juego. Los personajes son más detallados tanto en Xbox One X como en la Series S incluso en el lobby del juego. Una vez que estás en el juego en sí, el apartado visual también se nota mejorado con respecto a las otras versiones.

No había muchos juegos disponibles antes del lanzamiento para probar (títulos como Watch Dogs: Legion y Assassin’s Creed Vahalla no estarán disponibles hasta el 10 de noviembre), pero se veían bien. Yakuza: Like a Dragon, Destiny 2 y Forza 4 Horizon aparecen en la pantalla. Pero la diferencia de calidad con respecto a la generación anterior es menor de lo que podrías esperar. Si constantemente tienes que buscar en Google “¿este juego tiene trazado de rayos?” para averiguar si estás viendo el futuro, significa que estás viendo gráficos buenos pero no espectaculares. (Ninguno de los juegos disponibles antes del lanzamiento tiene trazado de rayos).

Por supuesto, eso cambiará con el tiempo. El trazado de rayos (o ray racing) apenas se convirtió en una herramienta en los arsenales de los desarrolladores hace dos años cuando Nvidia presentó sus GPU de la serie 2000. Sin embargo, la mayoría de los desarrolladores con los que he hablado dijeron que estaban esperando hasta que las consolas adoptaran la tecnología para comenzar a lanzar juegos con ella. Eso significa que juegos como Control, Battlefield 1 y el próximo Cyberpunk 2077 se ven genial, pero no son lo mas avanzado en tecnología.

El control es genial, pero espero que lancen una versión Elite.
El control es genial, pero espero que lancen una versión Elite.
Foto: Alex Cranz / Gizmodo.

Otra cosa que esos juegos tienen en común es que la mayoría de ellos no están disponibles en Game Pass, que es realmente una de las características que creo que distinguen a la Xbox de la PS5. La idea es que gastes algo de dinero cada mes y obtengas una gran biblioteca de juegos que abarcan desde la primera Xbox hasta las Series X|S, los cuales puedes jugar en tu Xbox, en tu PC (si es lo suficientemente potente) y en tu teléfono. Game Pass funciona junto con otra buena característica exclusiva de Xbox, Smart Delivery. Si compras un juego de Smart Delivery en tu Xbox, puedes jugarlo en tu PC y viceversa. Si bien Sony ha luchado con uñas y dientes para evitar el juego cruzado, Microsoft lo ha respaldado y apoyado, y aunque es claramente una decisión motivada financieramente (¡son los dueños de dos de las plataformas principales para el juego cruzado!), también es extremadamente amigable para el consumidor. Funciones como Game Pass y Smart Delivery simplemente mejoran el mundo de los videojuegos, y no creo que los geniales gatillos hápticos y el almacenamiento del que tanto se habla que incluye la PS5 se comparen realmente.

De hecho, solo hay dos aspectos en los que Sony puede estar adelante y sentirse como la mejor consola: juegos exclusivos y el mercado en el que se venden. El mercado de la nueva Xbox es similar al de la Xbox One, y apesta absolutamente sugerir juegos para comprar o mencionar claramente qué juegos están y no están optimizados para la Series X|S. Sony hace un buen trabajo sugiriendo los próximos juegos más discutidos o extrayendo de mis títulos jugados anteriormente para atraerme a derrochar en un indie. La tienda de Microsoft me mostró muchos indies de aspecto extraño que no eran de mi agrado, y muchos deportes, a los que tengo una alergia grave.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Alex Cranz / Gizmodo.

En cuanto a averiguar qué juegos están optimizados y cuáles no, no hay una sección especial para juegos optimizados y la búsqueda es un verdadero caos. Microsoft, sin embargo, sí menciona todas las características elegantes que hacen que un título optimizado de la Series X|S sea atractivo. Desde altas velocidades de cuadros por segundo, hasta HDR y compatibilidad con 4K, todos están disponibles… si los buscas en la entrada del juego en la tienda. No están disponibles desde la tarjeta principal de un juego.

Pero ya he criticado suficiente la tienda. Hablemos del verdadero problema actual: ahora mismo, Xbox solo tiene un puñado de exclusivas que son atractivas, pero no tiene nada como Spider-Man, o Uncharted, o Horizon Zero Dawn o The Last of Us. Esos juegos no solo son buenos, son algunos de los mejores títulos jamás producidos. La Xbox tiene... Halo, Forza y ​​Gears. Son divertidos, pero también me recuerdan a mi hermano cuando estaba en la universidad y usaba gorras de béisbol al revés. Microsoft ha estado adquiriendo estudios de juegos, por lo que podría cambiar las cosas en el frente de las exclusivas, pero en este momento las exclusivas probablemente no sean la razón por la que deberías comprar esta consola.

¿Y por qué deberías comprarla? Porque está mucho más preparada para el futuro que la Series S y tiene características que son mucho más atractivas que las de PlayStation 5. La Series S no puede reproducir 4K a 60Hz. Está limitada a 1440p, algo que actualmente no hace ningún televisor. La Series X también soporta 8K, aunque dudo que su unidad de 1TB maneje bien esos juegos si alguna vez se hacen. Pero la unidad, que tiene aproximadamente 800 GB disponibles para almacenamiento de juegos, sigue siendo dos veces más grande que la de la Series S, y reproduce juegos optimizados con una calidad notablemente superior. Y en cuanto a PlayStation 5, tiene un buen control y un almacenamiento presumiblemente más rápido, pero no tiene GamePass ni Smart Delivery. Si tienes 500 dólares y solo puedes gastarlos en una consola, la Series X es la opción más inteligente. Microsoft aprendió a jugar bien hace unos años, y aplicó esa filosofía maravillosamente a esta consola.


LÉEME

  • Tiene soporte a juegos con HDR y 4K a 60 Hz, con soporte para hasta 120 Hz. También es compatible con tasas de refresco variables, Dolby Vision y 8K. La mayoría de estas cosas siguen siendo poco comunes en la mayoría de los televisores, pero es genial que la opción esté ahí si alguna vez compras un televisor nuevo.
  • GamePass y Smart Delivery son maravillosos.
  • La reanudación rápida y los tiempos de carga rápidos en general son la características mas interesantes de esta generación. Es increíblemente rápida.
  • Los gráficos son buenos, pero no son la razón para actualizar.

Share This Story

Get our newsletter