Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La ventaja de la Xbox Series X con la que no contabas: puedes poner otras consolas encima

¡No las apiles así!
¡No las apiles así!
Foto: Alex Cranz / Gizmodo.

Recientemente descubrimos cuán grande es la PlayStation 5 y, bueno, tal y como sospechábamos es enorme, superando incluso a las consolas más grandes y pesadas hasta ahora, como la Xbox One y la Xbox original. Está claro que la PlayStation 5 no está diseñada para apilarse junto a otras consolas de manera segura en un gabinete o estante debajo de su televisor. La PlayStation 5 está diseñada para estar sola, ya sea apoyada sobre su soporte o colocada de lado; su parte superior curvada es una amenaza para las consolas que se atrevan a intentar posarse sobre ella.

Advertisement

En cambio, la Xbox Series S y la Xbox Series X son más apilables y amigables con los muebles de nuestros salones, aunque no me arriesgaría a apilar una encima de la otra. La Serie X viene con un reproductor de discos y es simplemente un dispositivo más potente que la Serie S. Están pensadas ​​para dos tipos diferentes de personas, por lo que es poco probable que ambos terminen juntos debajo del televisor... a menos que sus dueños se casen. En cuyo caso, ¡felicitaciones por las nupcias y sus muchas consolas de juegos!

Advertisement
Gif: Sam Rutherford / Gizmodo.

La Xbox Series X mide 30,1 centímetros por 15 centímetros por 15 centímetros, por otro lado, la Serie S mide 27,5 centímetros por 15 centímetros por 6,4 centímetros. Solo deberías apilar ambas consolas en sus lados de 15 centímetros.

Advertisement

Apilar la Serie X sobre la Serie S no es buena idea. Parece una pieza de Tetris, pero el disco negro de la Serie S no está alineado con el plástico blanco circundante. No tendrá estabilidad cuando se apilen, a menos que coloques la Serie X de lado, en cuyo caso su soporte coincidirá perfectamente con el tamaño del disco negro en la Serie S. Pero después debe lidiar con la posibilidad de que la Serie X aplastará a la Serie S. Pesa 4,45 kilos, mientras que la Serie S solo pesa 1,95 kilos (la PlayStation 5 supera a ambas con un peso de 4,54 kilos).

Advertisement

Esta generación ha sido comparada con los PC, algo que es especialmente notable cuando se observan los puertos de las Series S y X. Ambas tienen un puerto USB-A en la parte frontal junto al botón de encendido. En la parte posterior, cada una tiene un puerto Ethernet, dos puertos USB-A adicionales, un puerto de alimentación y un puerto de expansión de almacenamiento extremadamente similar a uno de PC, que se parece a los puertos eSATA que tengo en mi servidor Synology pero que en realidad se basa en PCIe 4.0.

Ambas consolas parecen PCs, y esto lo digo sin necesidad de haberlas encendido, pero tendré curiosidad por ver si también suenan como un PC. Cada una cuenta con abundante ventilación para mejorar el flujo de aire, aunque la ubicación del flujo de aire en la Serie X sigue preocupándome por cómo soportará encontrarse en un gabinete debajo de un televisor donde el flujo de aire puede ser escaso.

Advertisement

Lo que no me preocupa es el mando. La Serie X viene con un mando negro y la Serie S viene con uno blanco, y si has usado un mando de Xbox 360 o Xbox One, te resultarán extremadamente familiares. Microsoft no optó por luces grandes o motores hápticos en su próxima generación de controles. En cambio, parecen mantenerse concentrados en lo que funciona. Solo hay dos cambios notables para la mayoría de las personas: el nuevo botón Compartir y el D-Pad cóncavo.

Advertisement

Cuando por fin enciendo las Xbox, el botón Compartir debería permitirme compartir cosas (imágenes y videos de mis partidas, por ejemplo). El D-Pad debería permitir que los jugadores de Street Fighter me destrocen por completo. De cualquier forma, es extremadamente diferente, con un buen clic con sonido fuerte al presionar en cualquier dirección y un doble clic al presionar las diagonales. Las direcciones cardinales también se elevan por encima de la forma del D-Pad, lo que hace que sea un poco más fácil presionarlas y no hacer accidentalmente una diagonal hacia arriba en lugar de presionar atrás.

Lamentablemente, los mandos no se apilan tan fácil como las consolas con las qjue vienen. Pude apilar una PS4 y una Xbox One encima de una de las nuevas Xbox y no me sentía preocupada de que se cayeran. No sé si eso será suficiente para diferenciarla de la PlayStation 5 cuando lleguen en noviembre, pero puedes estar seguro de que muy pronto tendremos nuestros análisis completos y detallados de todas estas nuevas consolas.

Advertisement

Share This Story

Get our newsletter