La última vulnerabilidad descubierta en Google Glass nos da una idea de cómo los hackers podrán tomar control de nuestros dispositivos en el futuro casi como por arte de magia. Basta con un gesto tan aparentemente inocuo como escanear el código QR equivocado, y un extraño pasará a ver lo que nosotros veamos sin que siquiera nos demos cuenta.

Advertisement

La vulnerabilidad, explicada en el v├şdeo sobre estas l├şneas, consiste en un simple software que se instala sin permiso al escanear el QR, y que se conecta a la primera WiFi disponible de forma encubierta. El software abre la puerta para que un hacker descargue m├ís c├│digo en el dispositivo con el que acceder a las im├ígenes o a la propia c├ímara.

La brecha ha sido descubierta por los expertos de seguridad de Lookout y ya ha sido corregida por Google. Aunque el peligro ya ha pasado, el incidente da una idea de hacia d├│nde tendremos que mirar (o no mirar) en el futuro para evitar que nuestros nuevos gadgets sean infectados con software malicioso. [Lookout Blog v├şa Slashgear]