¿Cuál de estos cuadros fue creado por una IA?
Photo: GumGum (Quartz)

¿Puede una Inteligencia Artificial replicar el proceso creativo humano? Eso es lo que los investigadores de GumGum, una empresa centrada en la Inteligencia Artificial, y Rutgers University querían averiguar, así que decidieron crear un experimento.

Advertisement

Para realizar el experimento, los investigadores le pidieron a seis artistas que pintaran una obra inspirada en los expresionistas estadounidenses del siglo XX. Esas pinturas se convirtieron en bases de datos para Cloudpainter, un robot que utiliza la Inteligencia Artificial para crear obras de arte. Fue creado por Pindar van Arman, una artista de Virginia, Estados Unidos.

Cloudpainter se considera una “colaboración” entre robots y humanos, ya que van Arman construyó el robot y también programa el software que controla sus acciones. Cloudpainter generó el cuadro “F” de la serie de cuadros mostrados arriba.

Tengo que admitir que al principio yo creía que el cuadro de Cloudpainter era el “B” o el “C”. Tal como destacan en Quartz, el cuadro “F” no es lo que uno esperaría de un robot. Con colores que parecen estar goteando del lienzo y las líneas difuminadas, el cuadro no parece diferente a lo que pintaría un humano.

Advertisement

Sin embargo, es posible que una obra de arte creada por un IA nunca sea apreciada al mismo nivel que algo creado por humanos, dice Ben Plomion, el jefe de marketing en GumGum.

“Las máquinas no saben lo que se siente experimentar la muerte de un recién nacido o esperar a que salga un nuevo álbum”, le comentó Plomion a Quartz. “Dado eso, yo no creo que el arte generado por máquinas se pueda apreciar de la misma forma que se aprecia algo creado por humanos. Pero las máquinas sí que nos pueden ayudar en el proceso de creación”.

Advertisement

Plomion piensa que los robots pueden ser asistentes virtuales que inspiran y ayudan a los artistas con tareas menores de la creación, como pintar el fondo o crear un nuevo color. Además, Plomion cree que la definición de la creatividad humana como la conocemos cambiaría junto con la tecnología.

No obstante, el arte creado por robots no es algo insólito. En agosto, la casa de subastas Christies vendió una obra pintada por un robot por primera vez. Se vendió por alrededor de $10.000.

[Quartz]