Image: AP

Tras un intento durante meses por tratar de conseguir los componentes necesarios para las inyecciones letales, el estado de Oklahoma ha anunciado que será el primero en Estados Unidos en hacer uso de la asfixia por nitrógeno para ejecutar a los condenados a muerte.

El fiscal general del estado, Mike Hunter, y el director del departamento de correcciones, Joe Allbaugh, anunciaron conjuntamente el plan y dijeron que las dos agencias trabajarían juntas para desarrollar nuevos protocolos en los próximos meses. Según Hunter:

Ya no podemos permanecer al margen y esperar a los fármacos (componentes para las inyecciones). El uso de nitrógeno gaseoso será efectivo, simple de administrar, fácil de obtener y no requiere procedimientos médicos complejos.

Como decíamos al comienzo, la noticia se debe a que Oklahoma y otros estados no han podido obtener los componentes necesarios para las inyecciones letales por la oposición de los fabricantes de fármacos para que sus productos sean utilizados en las ejecuciones. Allbaugh dijo que al tratar de encontrar suministros de fármacos letales, se vio forzado a tratar con “individuos sórdidos”.

Image: AP

Por su parte, Hunter explicó que la administración del gas probablemente requeriría el uso de una máscara colocada sobre la cabeza del recluso, aunque también dijo que los detalles técnicos aún tienen que resolverse.

Advertisement

Dicho esto, la polémica está servida. Si cualquier intento por cambiar el método utilizado para ejecutar a los reclusos iba a resultar polémica, la elección lo es más. Varios expertos en la pena de muerte dijeron que el uso del gas nitrógeno en sujetos poco dispuestos es completamente experimental y no probado.

El estado de Oklahoma cuenta con una de las cámaras de muerte más concurridas de todo Estados Unidos, aunque suspendió las ejecuciones hace tres años después de una serie de problemas y polémicas, incluida una inyección letal fallida en 2014 que dejó a un recluso retorciéndose en la camilla por culpa del uso incorrecto de los fármacos letales.

No fue el único caso, otro recluso fue ejecutado con una droga que no había sido aprobada y un segundo recluso estuvo a pocos minutos llegar a la cámara de la muerte antes de que los funcionarios de la prisión se dieran cuenta de que le iba a administrar la misma droga errónea para su ejecución.

Advertisement

De ahí que ahora hayan aprobado un nuevo protocolo de asfixia por nitrógeno para los condenados. Mientras, 17 presos condenados a muerte han agotado todas sus apelaciones y esperan que se establezcan las fechas de ejecución. [BBC]